Joshua O’Connor fue detenido después de la denuncia de su abuela

Una abuela residente en Everett evitó un posible tiroteo masivo en una escuela de esa localidad del estado de Washington, Estados Unidos, al entregar a las autoridades a su nieto, que planeaba asaltar su colegio próximamente, informaron el viernes medios locales.

El chico de 18 años, identificado como Joshua O’Connor, fue arrestado el pasado martes después de que su abuela llamara al número de emergencia tras encontrar un “detallado” plan para llevar a cabo un tiroteo masivo en su escuela.

La abuela descubrió un diario en el que O’Connor escribió sobre cuántas veces pensaba en cumplir con su “infame” plan y causar el “mayor número de víctimas posible que pueda”, según los documentos policiales a los que tuvo acceso el diario .

“Estoy impaciente por ir a la clase y reventar todas esas cabezas”, escribió el adolescente, según los informes.

O’Connor redactó en ese diario que se había preparado “repasando muchos tiroteos masivos y aprendiendo de los errores que cometieron en el pasado los tiradores”.

Cuando la policía fue a registrar su casa tras la llamada de la abuela, encontró un fusil de asalto AK-47 escondido en un estuche de guitarra en la habitación del chico, así como varias granadas de uso militar.

Las autoridades se apresuraron a detener a O’Connor, que en ese momento estaba en clase con sus compañeros y tenía un cuchillo y marihuana en su posesión, según la policía local.

El joven fue trasladado a la cárcel local bajo un presunto cargo de intento de asesinato con una fianza de 5 millones de dólares, detallaron las autoridades.

Esta acción evitó otro posible tiroteo masivo en una escuela en Estados Unidos, después de que 17 personas murieran y una quincena resultasen heridas este miércoles en Florida víctimas de un nuevo tiroteo ocurrido en una escuela en Parkland, matanza que se atribuye al ex alumno Nikolas Cruz, de 19 años.

Con información de EFE

LEA MÁS: 

Los rostros de las víctimas del tiroteo en Florida

Fuente: Una abuela entregó a su nieto a la policía y evitó un nuevo tiroteo en una escuela de EEUU