Aunque para algunas firmas medianas y chicas, la RSE puede parecer un lujo, hay entidades que financian los proyectos.
FUENTE