El presidente de la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria, Jaime Echegoyen, ha reiterado hoy el compromiso que la Sareb adquirió en el momento de su creación de devolver toda la deuda pública que la sociedad emitió avalada con deuda del Estado y que asciende a 37.000 millones de euros, pero también ha reconocido que el plan de negocio de la sociedad no hace posible que además se puedan obtener beneficios.

Así lo ha reconocido en su intervención durante un almuerzo organizado tras unas jornadas dedicadas al sector inmobiliario organizada por la Asociación de Periodistas de Información Económica, Apie, en las que han participado también algunos de los principales directivos del sector como Adolfo Ramírez-Escudero, presidente de CBRE, Ismael Clemente, CEO de Merlin, Juan Velayos, CEO de Neinor y Carlos Abad, CEO de Haya Real Estate.

Plan de negocio a 15 años

Durante su intervención Jaime Echegoyen ha recordado que el plan de negocio de la Sareb es un plan a 15 años y tendrá que ser al final de ese plazo cuando se pueda asegurar si ha cumplido o no los objetivos diseñados. “Hemos recorrido un tercio de nuestra vida y lo hemos hecho bastante bien, aunque podríamos haberlo hecho mejor, pero me gustaría recordar que los objetivos están fijados a 15 años entonces habrá que dar explicaciones, no tiene sentido juzgarlo cuando han pasado dos o cinco años”, comentó el presidente.

Al igual que el resto de representantes del sector inmobiliario, Echegoyen ha constatado que Sareb también está notando una mejoría del sector y sobre todo actividad en zonas que estaban estancadas desde estallido de la burbuja del ladrido. Eso sí ha advertido, esa mejora no augura que la sociedad pueda ofrecer beneficios.

Somos un bicho raro que interesa hasta en Kazajistán”

Jaime Echegoyen

Presidente de Sareb

Preguntado por la acusación que ha vendido lanzando el PSOE en los últimos meses en los que dudaba sobre la transparencia de las cuentas de la Sareb, Echegoyen se ha puesto a disposición del nuevo Ejecutivo, para que “a través del Frob (principal accionista de Sareb) obtengan toda la información que consideren necesaria”, ha asegurado. Al tiempo que ha confirmado que es una de las empresas que más transparencia y más control tiene por parte de todos poderes públicos que están en su consejo de administración.

El presidente de Sareb también ha dicho comprender que no todo el mundo entienda qué es Sareb y cómo funciona. Incluso ha explicado que en los próximos días podría viajar a Kazajistán para explicarlo allí. “Somos un bicho raro. Lo sabemos porque hemos tenido que explicar nuestro modelo de negocio en todo el mundo. Y lo seguimos haciendo. La semana que viene incluso tengo previsto hacerlo en Kazajistán”, ha comentado jocosamente.

Al mismo tiempo ha reconocido que en Sareb todos los años se revisa el plan de negocio para buscar, siempre que sea posible, mejora la eficiencia.


FUENTE