El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recibirá este miércoles a las 11:00 horas a los presidentes de la CEOE y de Cepyme, Juan Rosell y Antonio Garamendi, y a los secretarios generales de UGT y CC.OO., Pepe Álvarez y Unai Sordo, para tratar los cambios en materia laboral que quiere llevar a cabo el Ejecutivo.

Según han confirmado a Efe fuentes de la Moncloa, será la primera toma de contacto del nuevo presidente con los agentes sociales, menos de dos semanas después de ser elegido, y previsiblemente abordarán las modificaciones en la reforma laboral que tiene intención de hacer el Ejecutivo.

Pendientes del acuerdo salarial

Durante el encuentro, al que posiblemente asistirá también la titular de Trabajo, Magdalena Valerio, podrían tratar la evolución de la negociación salarial que mantienen los agentes sociales y la reforma del sistema de pensiones.

Sindicatos y empresarios llegan a esta reunión sin un acuerdo de negociación colectiva bajo el brazo, aunque sí cerca de alcanzarlo. De hecho, el acercamiento entre las partes así como la disposición del Ejecutivo al diálogo han llevado a CC.OO. y UGT a suspender las movilizaciones que tenían programadas para el próximo sábado, 16 de junio.

La reforma laboral, sobre la mesa

Los sindicatos quieren derogar los aspectos centrales de la reforma laboral de 2012 que llevó a cabo el Gobierno del PP, mientras que los empresarios son partidarios de mantenerla. La nueva ministra de Trabajo ya ha dicho que su intención es cambiar aquellos elementos de la reforma que más daño han causado a los trabajadores.

Los sindicatos tienen intención de comunicarle al Gobierno cuál es su agenda social, con la petición de mejoras salariales, mayor protección social, garantía de pensiones y medidas de igualdad. Desde la parte patronal, esta mañana el presidente de la CEOE se ha mostrado abierto a “estudiar los pros y contras” de los cambios en la reforma laboral que quiere hacer el Gobierno.

La ministra insta a cambios inmediatos

La ministra de Trabajo ya manifestó la semana pasada que la reforma laboral que puso en marcha el Gobierno del PP ha propiciado precariedad y devaluación salarial, por lo que tiene intención de modificar al menos “los aspectos fundamentales” y “más negativos”. Por ello, aseguró que se pondría a trabajar “inmediatamente” con los agentes sociales y que recuperaría las mesas de diálogo social como la “metodología habitual” de abordar las cuestiones laborales y de Seguridad Social.


FUENTE