2OMINUTOS.ES

Cartel de búsqueda de Patricia Aguilar.

El ilicitano Alberto Aguilar ha logrado rescatar a su hija Patricia, de 18 años y que llevaba un año y medio desaparecida, de una secta en la selva peruana. A ella y a su nieta, un bebé recién nacido en Perú.

Patricia fue captada supuestamente a través de internet cuando era todavía menor de edad (tenía 16 años). El 7 de enero de 2017 dejó su casa, en Elche, y cuando cumplió 18 años se trasladó a Lima.

A raíz del viaje de su padre a Perú, adonde se desplazó desde Elche el pasado 9 de junio, la Fiscalía de Trata de Personas ha abierto una investigación a Félix Steven Manrique, el supuesto líder de la secta a la que se unió Patricia.

Manrique, de 34 años, fue detenido hace dos semanas por la policía peruana en una casa de la selva de San Martín de Pangoa, a más de diez horas en coche de la capital. Junto a él, los agentes encontraron a dos mujeres, una de ellas embarazada, y sus hijos menores cuyos familiares también los buscaban.

En el mismo operativo, los agentes localizaron a Patricia, en una casa situada a una hora de distancia de la primera. Estaba cuidando de hijos de las otras dos mujeres y de su propia hija, un bebé nacido el pasado 28 de mayo.

Félix Manrique se hace llamar ‘Príncipe Gurdjieff’, predica teorías apocalípticas en la red y ofrece ayuda espiritual, alojamiento, regalos y operaciones estéticas a chicas jóvenes que quieran irse a vivir con él a Lima. A cambio, ellas han de estar dispuestas a mantener relaciones íntimas.

El detenido asegura que Dios le ha escogido para repoblar la tierra, y obligaba a sus seguidoras a consumir ayaguasca (una sustancia alucinógena).


FUENTE