“En un momento clave para la Unión Europea, tener a @NadiaCalvino como nuestra nueva ministra de Economía es una garantía de que España seguirá aumentando su peso en las instituciones europeas. Enhorabuena Nadia”. Con estas palabras en Twitter celebraba ayer por la tarde Ana Botín, presidenta de Banco Santander, el nombramiento de Nadia Calviño
como ministra de Economía.

El apoyo de la principal banquera española era el espaldarazo definitivo de uno de los nombramientos de Pedro Sánchez que más elegios está cosechando. La palabra más repetida cuando se pregunta por ella, es “crack”. Además, el Nadia Calviño está cargado de simbolismos.





Mujer en un ministerio troncal

El primero, es una mujer al cargo de una de las carteras más importantes del Ejecutivo. La opinión pública llevaba meses cuestionando que Mariano Rajoy no se atreviera a nombrar a una mujer para ocupar el puesto de vicepresidente del BCE, ni para ministra de Economía en lugar de Román Escolano, ni siquiera para Gobernadora del BCE.

Pedro Sánchez, ha demostrado el cambio de talante conformando un equipo preferentemente femenino
, incluso en los ministerios troncales como Economía y Hacienda. “Más allá de su convicción personal por el talento femenino, también tiene que ver con una cuestión de confianza. Sánchez, escaldado de traiciones, considera que ellas pueden serle más fieles”, aseguran fuentes cercanas al presidente.

Técnica por encima de todo

La política para ella es secundaria. Es una Técnica, del cuerpo superior de Técnicos Comerciales y Economistas del Estado, que se ha ganado paso a paso todos los escalafones de su carrera profesional. Aunque su nombre siempre ha estado ligado al PSOE desde que empezó a despuntar en la administración pública. Sobre todo porque su padre había sido director del TVE con Felipe González y porque Pedro Solbes la otorgó el primer cargo como directora general de Competencia en 2004.

Pero si Nadia Calviño es una crack, es por su tenaz labor en Bruselas. “Está super bien formada en todos los temas que ha tratado”, comentan quienes han trabajado cerca de ella. “Profundiza en todo aquello que tiene que defender para que no se le escape ni una coma”, aseguran otros. Eso por eso que se maneja a la perfección en los temas en los que España tendrá que dar la batalla en los próximos meses como son la Unión Bancaria y los presupuestos.





Un aval para los bancos españoles

“Si alguien puede defender con conocimiento de causa las necesidades de la banca española en Bruselas es ella. Esto hace balance con lo que pueda ocurrir en Frankfurt con Hernández de Cos”, comentan fuentes sector financiero.

En cuestiones presupuestarias está más que contado que ha sido una elección con la que Pedro Sánchez ha querido dejar claro que España está comprometida con la sostenibilidad de las finanzas públicas y tiene resortes, conocimientos y cintura para meter en vereda a las cuentas públicas. “Es una elección clave para demostrar que España no es Italia. Algo fundamental en este momento para evitar el castigo de los mercados “, asegura el profesor de Esade, Robert Tornabell.

Reformadora por convicción

Pero si hay algo que sorprende de Nadia Calviño es su carácter. “Si alguien piensa que por ser funcionaria de carrera es una mujer acomodada está muy equivocado”, explican sus conocidos. También sorprende a los que conocen su trabajo es su capacidad reformadora. “Se cuestiona todo. No se acomoda si ve algo que no le convence. Trabaja por cambiarlo y lo hace con mucha habilidad”, aseguran.

En su última tarea, la de negociar el brexit, ha demostrado ser muy incisiva en las negociaciones. Explican que tiene muy claras sus ideas y que “cede solo lo justo” . “Es pragmática”. El resultado es que en las negociaciones en las que ha participado tanto sobre la unión bancaria como en los ecofines más duros de la crisis económica europea ha sido capaz de llegar a buenos acuerdos.





“Nunca hay nadie totalmente satisfecho si negocia Nadia, pero todos sienten que han conseguido parte del pastel”, comentan quienes han trabajado cerca de ella. Aseguran que sabrá identificar las debilidades de la economía española y abordar aquellas en las que más efectiva se pueda ser dado el escaso tiempo que tendrá.

El reto de consejo de ministros

Dirigir la economía española es este momento no es una tarea fácil. El margen es muy escaso puesto que el déficit ya está casi en el límite del 3% que exige Europa.

El diputado de Podemos Segundo González ya dudo también ayer en Twitter de su capacidad para “apartarse de la ortodoxia”. Y desde el Partido Popular o Ciudadanos apuntan a su falta de apoyos en el Consejo de Ministros como su gran debilidad. “Con su carácter y el apoyo de Pedro Sánchez, y sobre todo con la convicción de que hay que hacer lo que hay que hacer. No creo que el Consejo de Ministros la frene”, aseguran.

Además, todo apunta a que hará un tándem muy bueno con su colega de Hacienda. María Jesús Montero. “Un pit bull del presupuesto”, como la definen quienes la conocen bien. Y otra mujer con excelentes artes negociadoras.






FUENTE