SPORTYOU

Francia

París disfrutó este lunes con la fiesta de la selección de Francia, que un día antes se había proclamado en Rusia campeona del Mundo de fútbol por segunda vez en su historia.

Tras cuatro horas de vuelo desde Moscú, el trofeo más preciado del fútbol y sus ganadores aterrizaron este lunes a las 16:50, hora local, en el aeropuerto Charles de Gaulle de la capital francesa. El capitán, el portero Hugo Lloris, apareció con la copa en sus manos acompañado por el seleccionador, Didier Deschamps.

La fiesta empezó de forma modesta, entre los vítores del personal del aeropuerto y algunas autoridades como la ministra de deportes, Laura Fiessel. La gran fiesta les esperaba algo más de dos horas después, cuando su autobús descapotable llegó a la avenida de los Campos Elíseos, rebautizada tras la victoria como ‘Deschamps Elysees’, en honor al seleccionador.

Veinte años después de la victoria en el Mundial 98, cientos de miles de aficionados desafiaron al calor y colapsaron la gran arteria parisina con los colores azul, blanco y rojo. Fue un desfile rápido cuyo culmen llegó cuando, sobre las cabezas de los asistentes, seis aviones dibujaron también la bandera francesa.

Como es habitual, muchos de los jugadores quisieron grabar parte del desfile con sus teléfonos móviles como recuerdo de un día histórico. Entre ellos, el madridista Raphael Varane. Como se aprecia en su vídeo, varios aficionados emplearon bengalas y botes de humo para salpicar parte del recorrido con los colores nacionales.

El domingo, tras la final, se habían producido graves incidentes que dejaron al menos dos muertos y varios heridos, entre ellos dos niños. En esta ocasión no hubo que lamentar nada parecido.

Visita al Elíseo

Después, el equipo visitó al presidente de la República, Emmanuel Macron, en el Palacio del Elíseo. Allí, los jugadores con Paul Pogba a la cabeza y hasta el técnico se arrancaron con la canción que han dedicado a N’Golo Kanté, uno de los puntales del equipo: “Kanté, él es bajito, él es guapo, él es el único que paró a Messi, pero todos sabemos que es un tramposo”.


FUENTE