Una decisión “razonable”, enmarcada en el contexto de una tensión mundial y a la espera de que sirva para seguir profundizando las reformas que lleva adelante la Argentina. En este orden, diplomáticos y consultores extranjeros recibieron hoy positivamente la decisión de Mauricio Macri de avanzar en un acuerdo con el FMI para frenar la sangría del dólar y llevar tranquilidad a los mercados.

El mundo diplomático aguardaba alguna medida del Gobierno ante la corrida financiera de la semana pasada y sabía que el crédito externo ya tenía un límite para la Argentina. Por todo ello, la idea de Macri de recurrir al FMI no sorprendió en las embajadas extranjeras apostadas en Buenos Aires. Por el contrario, llevó un clima de tranquilidad y respaldo a la administración argentina.

“Pedir ayuda al FMI es una medida lógica y razonable ya que es un dispositivo que puede usar el gobierno argentino para sostener las políticas iniciadas por Macri y una muestra del buen uso de la gobernanza”, expresó a Infobae el embajador de Francia Pierre Guignard.

Para el diplomático francés “no es anormal que un país pida ayuda del FMI más allá de que el Fondo pueda generar malos recuerdos para algunos en la Argentina”. Guignard confió en que la ayuda financiera del FMI servirá para renovar los proyectos de infraestructura y todas las reformas que inició Macri.

El embajador de Francia, Pierre Guignard

En esta misma línea, la embajadora de la Unión Europea en Argentina, Aude Maio Coliche, dijo a Infobae que “el FMI está hecho para ayudar a los países a pasar un mal momento y superarlo”. No obstante, la diplomática de la UE evitó opinar sobre si la decisión de Macri de avanzar en negociaciones con el Fondo por un crédito será una solución inmediata para la Argentina.

Por otra parte, tres embajadores europeos consultados por Infobae, que pidieron reserva, explicaron que la idea de Macri de negociar un acuerdo crediticio con el FMI para sortear la crisis financiera traerá tranquilidad a los mercados pero deberá “ser útil para darles sustento a las reformas encaradas por la Argentina”.

A la vez, los diplomáticos europeos coincidieron en dos cuestiones elementales: que la crisis del dólar responde también a un contexto mundial volátil y que la ayuda del FMI sólo servirá si se utiliza para achicar el déficit fiscal y no para otras cosas.

El flamante embajador de Estados Unidos, Edward Prado, llegó hoy a la Argentina y se desayunó con todas las novedades del gobierno de Macri. No bien arribó con su mujer, Maria, al Palacio Bosh, que es la residencia de los embajadores norteamericanos, Prado fue informado de todo lo que estaba ocurriendo por el encargado de negocios y hasta ahora embajador interino Tom Cooney. Desde la embajada de Estados Unidos dijeron que Prado no hablará del acuerdo con el FMI hasta tanto tener un panorama más claro de la situación del país.

Edward Prado, el embajador de Estados Unidos en la Argentina que llegó hoy

No obstante, fuentes diplomáticas norteamericanas expresaron que las medidas tomadas por Macri fueron vistas con “beneplácito” por Washington. De hecho, la administración de Donald Trump ayudó bastante a la Argentina en los últimos tiempos al exceptuar de las trabas a las importaciones de acero y aluminio de nuestro país. Prado recibirá esta semana cartas credenciales y empezará a armar su agenda con el gobierno de Macri.

En tanto, diplomáticos de países latinoamericanos que prefirieron hablar en reserva destacaron que a la Argentina “ya no le quedaba otra alternativa que recurrir al FMI porque el mundo no le daba muchas chances de crédito“. Pero evaluaron que si los fondos requeridos se utilizan adecuadamente Macri podrá sortear el vendaval del dólar y los nubarrones de los mercados.

Por su parte, el director ejecutivo por México ante el BID, Bosco Marti, escribió hoy en su cuenta de Twitter que “no estamos viendo el comienzo de una crisis de mercados emergentes en la Argentina y apoyamos las reformas de Macri”. Desde el mundo empresarial y financiero, Kezia McKeague, directora de la consultora norteamericana McLarty, coincidió en que no se vislumbra una crisis financiera en la Argentina.

Desde el Consejo de las Américas, dijeron que se siguen de cerca las negociaciones entre la Argentina y el FMI pero descartaron una crisis financiera en el país.

Marcelo Elizondo, director de la consultora Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI) y uno de los hombres que mayor contacto tienen con el mundo empresarial extranjero, explicó a Infobae que “el acceso al FMI sustituye el medio de financiamiento en los mercados externos de la Argentina y despeja las dudas que generaba en el mercado sobre la situación fiscal”.

Así, Elizondo entendió que “el FMI concede certidumbre porque aparece un nuevo financiador“. No obstante, el consultor empresarial subrayó que “el problema mayor ahora será resolver los problemas de fondo de la Argentina, como la corrección de desequilibrios fiscales que generan atraso cambiario y ruidos en la economía”.

Fuente: Para el mundo diplomático, la negociación con el FMI es una decisión razonable que debe ir atada a reformas mayores