Demanda escasa y selectiva para las operaciones del mercado inmobiliario rural en 2017.

Para los integrantes de la Cámara Argentina de Inmobiliarias Rurales (CAIR), el 2017 fue un año marcado por una serie de cuestiones políticas, económicas, climáticas y del plano internacional, por lo que el mercado siguió teniendo un “nivel bajo de actividad”.

Se registraron operaciones donde los valores pretendidos por los vendedores “no estuvieron correspondidos, ante una demanda escasa y selectiva, que en general solo se traduce en operaciones con valores más atractivos a la visión de los compradores”.

Desde la CAIR, en su informe sobre el nivel de actividad durante el segundo semestre de 2017, comentaron que las operaciones de mayor envergadura que se realizaron durante el año pasado, “se pueden contabilizar  con los dedos de una mano y constituyen negocios muy puntuales que requirieron de un proceso de gestión largo y muchas veces se concretan con facilidades y plazos de uno a tres años”.

Por un lado, la vigencia de la Ley de Tierras, además las elevadas tasas de interés que impide un avance de las inversiones, las dificultades que genera la inflación y el déficit fiscal, que deriva en un endeudamiento externo. Por otro lado, la baja rentabilidad del sector agropecuario en términos generales, unido a los elevados costos y la elevada presión impositiva, “constituyen elementos que hacen menos atractiva la opción de invertir en tierras productivas”, aseguran desde la Cámara.

El efecto del clima y la situación internacional

Las inundaciones también afectaron la actividad.

También el clima impactó negativamente en la actividad de las inmobiliarias rurales en 2017. Los excesos hídricos que afectaron una amplia región del Centro Oeste de la provincia de Buenos Aires, Noreste de La Pampa, Sudeste de Córdoba y Sur de Santa Fe, retrasando en algunos casos las labores agrícolas y en otros casos inutilizando vastas extensiones de campos productivos, así como generando muy serios inconvenientes en las redes de caminos rurales.

En lo que respecta a la situación externa, se menciona en el informe de la Cámara,  la suba de las tasas de interés a largo plazo en Estados Unidos, un creciente proteccionismo de las grandes economías y una  lenta mejora de Brasil.

Fuente: Para el mercado inmobiliario rural, las grandes operaciones "se cuentan con los dedos de una mano"