AGENCIAS / 20MINUTOS.ES

Inmigrantes muertos en el Mediterráneo

El director de la organización humanitaria española Proactiva Open Arms, Óscar Camps, informó este martes de que la ONG encontró en el Mediterráneo central, a 80 millas de la costa de Libia, los cadáveres de una mujer y un bebé, y una mujer aún con vida, en una embarcación que había sido “destruida” y “abandonada” por la Guardia Costera libia tras llevarse al resto de los ocupantes.

Según indicaron fuentes de la organización, los tripulantes del barco de la ONG trasladaban a puerto este martes por la noche los cuerpos hallados en el mar para darles un “trato digno”.

En un vídeo difundido por esta organización en su cuenta de Twitter, Camps denuncia la “omisión de socorro” en aguas internacionales del barco mercante Triades, que, según alertó, “ha abandonado en plena noche” a una embarcación en peligro, así como la de los “llamados” guardacostas libios.

“No han gestionado esta situación de emergencia y han llegado dos días tarde, con sus dos noches, y además han abandonado a dos mujeres y un niño de una embarcación que ellos mismos han destruido”, señaló el director de Proactiva Open Arms, para añadir que esta es la “consecuencia directa” de contratar a “milicias armadas” en lugar de dejar trabajar a las ONG.

“Esta es la consecuencia de contratar a milicias armadas para hacer creer al resto de Europa que Libia es un Estado, un país muy seguro, que tiene una guardia costera muy capaz de hacerse cargo de todo esto”, denuncia Camps con sarcasmo. En otro tuit acusa al Gobierno italiano de “legitimar” y poner al frente de las tareas de rescate de migrantes y refugiados en el Mediterráneo central a efectivos libios.

“Mentiras e insultos”

En respuesta, el ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, criticó a Proactiva Open Arms y sostuvo que “las mentiras e insultos de algunas ONG extranjeras confirman que [Italia] está en lo cierto”.

“Reducir las salidas y los desembarcos equivale a reducir los muertos y los beneficios para quienes especulan con la inmigración ilegal”, indicó el ministro en un mensaje en su cuenta en la red social Twitter.

El debate migratorio se reactivó en la Unión Europea a raíz del caso del Aquarius, un buque de salvamento marítimo gestionado por Médicos Sin Fronteras (MSF) y SOS Mediterranée con más de 600 inmigrantes a bordo que tuvo que atracar en Valencia tras el cierre de los puertos de Italia y Malta.

Salvini lidera el eje antiinmigración en la UE. Por ahora, solo se ha logrado un acuerdo que posibilita abrir centros para migrantes donde discriminar los casos de refugiados y de inmigrantes económicos, para reubicar a los primeros en los estados miembro que se ofrezcan a recibirles y deportar a los segundos.

El ministro italiano de Interior, entre tanto, ha prohibido atracar en puertos italianos a las ONG que rescatan inmigrantes en el mar y, para frenar el flujo migratorio, ha apostado por dar mayores medios a los guardacostas de Trípoli, a los que ha donado 12 patrulleras.

“Métodos bárbaros”

Esta política ha suscitado críticas de políticos italianos, sobre todo de la izquierda, que han pedido explicaciones al Gobierno de la Liga de Salvini y del Movimiento 5 Estrellas, al que acusan de delegar los rescates a militares de un Estado fallido como Libia.

En ese sentido, el diputado de “+Europa”, Ricardo Magi, a bordo de una de las dos naves de Proactiva, declaró en una nota que “no es aceptable que Italia siga dotando de medios” a los libios para “este holocausto”.

El presidente del Partido Demócrata, Matteo Orfini, pidió al Ejecutivo que investigue si lo denunciado por Proactiva es cierto ya que, de serlo, “sería la enésima y trágica demostración de los métodos bárbaros e inaceptables” de los patrulleros libios.

El portavoz de los diputados del partido Libres e Iguales, Federico Fornaro, consideró que los hechos denunciados por Proactiva son “gravísimos” y avanzó que, de ser ciertos, “sería la prueba de que los libios no pueden ser quienes rescaten a los inmigrantes”.


FUENTE