Víctor Maytland es director de cine porno y tiene 71 años

Un edificio sobre Avenida Córdoba lo encuentra detrás de la puerta de entrada. Allí está su oficina. Se presenta con la camisa abierta, bermudas oscuras y sandalias a tono. Cigarrillo en la boca sin encender, teléfono en mano y algunos ademanes que hacen alusión a las altas temperaturas que se viven en la Ciudad. “Mirá éste, me manda un mensaje que dice ‘qué calor, ¿no?’. Dios mío”. No se ríe, y tampoco se reirá en toda la tarde. Pero ese es su humor.

Víctor Maytland tiene 71 años y pasó casi la mitad de su vida dirigiendo películas pornográficas argentinas. “Te pido que en un rato vayamos al café de la esquina que me está esperando un amigo. Yo te aviso, sentate”. Enciende el primer cigarrillo y mira su celular. “Ah, escuchá esto. Me escribe uno por Facebook y me dice: ‘Víctor, ¿me pasás un link en donde pueda ver todas tus películas? No lo podía creer. Le dije: ‘dale, vos trabajás en una heladería por lo que veo. Voy a ir todas las semanas a tomar helado gratis, ¿puedo?”.

A la búsqueda constante de lo gratuito le atribuye que la industria pornográfica en Argentina nunca haya prosperado. “Me cansé de regalar. ¿Querés ver una película mía? Comprala. Simple”, dice en el momento exacto en el que enciende otro cigarrillo.

Maytland dirigió más de 200 películas

– ¿Ganaste plata con el porno?

– Muchísima en su momento. No me volví millonario pero gané un dinero interesante. Hoy nadie puede ganar plata haciendo porno acá. ¿Qué argentino quiere poner un peso para ver porno? Hice todo lo posible y la gente no quiere pagar. No se puede cambiar el hábito de aquellos que miran cotidianamente.

– ¿Se terminó la industria?

– No, pero sí terminó de ser una industria seria. Acá venían de todas partes del mundo porque el costo de grabación era barato, los técnicos que trabajan en una película son muy buenos y son poco prejuiciosos.

– ¿Y por qué no funciona?

– Por lo que te dije antes: todos quieren ver gratis. Mirá, cuando estoy por sacar una película mis amigos me dicen: “Avisame dónde puedo verla gratis”. Ahora, yo pregunto, a mí me dicen fracasado. Y yo les contesto: “¿Me va mal porque estoy en Argentina?” No, porque si fuese así traeme al director de cine erótico que sí le va bien.

– ¿Mirás porno?

– Nunca vi tanto porno y ya no miro. Veo cuando hay calidad artística o si alguien me recomienda que vea el estilo de alguien. Nunca lo hice. Arranqué en la industria porque no me gustaba lo que había en los 80, me aburría mucho. Pero creo que es un arte, que un grupo de amigos puede sentarse a comer, mirar una película completa, reírse y no sentir la necesidad de masturbarse.

“Las Tortugas Pinjas” es el gran éxito porno de Maytland

– ¿Cualquiera puede ser actriz o actor porno?

– Sí, obviamente.

– ¿Cómo hacés el casting?

– Contratar mujeres es fácil, pero las que quieren cobrar USD 20 mil están equivocadas. Las prostitutas -o muchas de ellas- odian el porno. Creen que estar expuestas les juega en contra, ya que prefieren mantener su trabajo en el anonimato. A otras, en cambio, les gusta hacerlas. En su momento pagamos muy bien. Cobraban 2.000 o 3.000 dólares. Hoy es imposible. Un 80% de las actrices son escort, pero al resto le parece mal cobrar por sexo y lo realizan gratis. La mujer encuentra la motivación en el dinero. Si hay plata, cualquier mujer haría una película porno.

– ¿Y los hombres?

– Lo más importante es que el actor pueda tener una erección. Para grabar una escena de 10 ó 12 minutos se necesita una hora y media. En ese tiempo puede pasar cualquier cosa. La actitud también es fundamental. Siempre digo que si un hombre no pasa vergüenza actuando tiene la posibilidad de ganar protagonismo. Los actores son especiales, cada 100 que se presentan solo uno trasciende.

– ¿Es sencillo grabar una película?

– Grabar una película de una hora y media puede llevarme 10 días. No corridos, pero laburando 8 horas cada día de rodaje. Y las escenas de 30 minutos no van más. Su tornan aburridas. Si al ver una porno, adelantás para buscar el final, es porque es mala.

Grabará una película en un mes que se llamará “La venganza de las feminazis”

– ¿Les hablás a los actores durante la escena?

– Las directivas a los actores las doy antes, las tienen que solucionar los sonidistas y los técnicos. Si algo no se está viendo, tiene que ordenarlo el cámara. Yo trabajo así. Otros paran, corrigen las luces, pero yo no. Ese es mi modo y así me funcionó. Cada uno tiene su estilo.

– ¿Cuál es tu mirada sobre la prostitución?

– No me parece mal. Eso sí: repudio y castigo la trata o la explotación. Ahora, la mujer que quiere vender su cuerpo no lo veo mal. Hay muchas que lo hacen por su cuenta, en su departamento o en un hotel. Creo que a veces, en aras de prohibir todo, terminan persiguiendo a muchas y muchos trabajadores que quieren hacerlo con su cuerpo.

– ¿Viajaste mucho?

– Sí, y noté que en otros países del mundo son más rigurosos, acá somos más relajados. El vicepresidente de una empresa con la cual trabajé en Estados Unidos vino a ver una grabación y me dijo: “Hay demasiado buen humor. No sufren”.

– ¿Qué otra diferencia existe con la industria norteamericana?

– Mirá, en Estados Unidos, 8 productoras contratan a una mujer, la exprimen durante 3 meses, ella se lleva USD 50 mil, pero le hicieron grabar 30 escenas. Lo dibujan de otra manera y es marketing. Nadie investiga. Nadie se va a tomar la molestia de averiguar que lo que pasa en el porno es mentira. Se trata de no romper el mito.

Estados Unidos posee la industria más grande del porno (istock)

– No te entiendo…

– Es simple: se llenan la boca diciendo que la industria norteamericana genera USD 50 mil millones anuales. ¿Dónde están? Es un blanqueo de dinero gigantesco el porno en América. Averiguá dónde va la plata, cuántas visitas tienen, cuánto le pagan a los empleados. Me lo contaron actores que lo vivieron, que estuvieron allí, no es un invento mío. Ellos no pueden grabar en la calle porque tienen que pagar fortunas. Las mansiones o las locaciones en donde realizan los rodajes no son costo. Ojalá Cristóbal López me hubiese venido a hablar… Le hacía 50 películas al año y blanqueaba todo. Como ocurre allá.

– ¿Qué hiciste con la plata que ganaste?

– Me la gasté toda. Pero tengo mi casa, mi oficin y puedo vivir sin trabajar. No lo hago porque me aburro. No hice una fortuna, pero puedo darme el lujo de estar algunos meses sin ver un mango y seguir adelante.

– ¿Y ahora qué estás haciendo para no aburrirte?

– En un mes empezaré a rodar una nueva película. Se va a llamar “La venganza de las feminazis”.

Maytland cree que es mentira que la industria porno en Estados Unidos genera USD 50 mil millones anuales

– ¿Y ese título?

– Es para las mujeres que me dicen que, en mis películas, el hombre es violento. Ya desarrollé la idea, tengo los actores, el guión, solo faltan detalles. Dicen que al momento de eyacular las maltratan. Yo les dije: “Chicas, ustedes se tienen que cuestionar si cuando ellas eyaculan son violentas o si la palabra está mal utilizada y lo que allí se exhibe es pasión”.

– ¿Qué te queda por hacer?

– Nada, me siento satisfecho con todo lo que hice. Quizá me quedé con las ganas de producir una comedia musical. Me hubiera encantado hacerlo. Pero me considero un transgresor.

– ¿Y te sentís señalado?

– Sí, pero como un gran artista y una buena persona.

LEA MÁS:

10 preguntas para descubrir el mundo de una actriz porno

Fuente: "Nunca vamos a tener una industria pornográfica seria porque los argentinos quieren ver todo gratis"