Credito: Adrian Escandar

El dirigente de Cambiemos y economista Yamil Santoro denunció que vivió una situación que muchos padres con bebés han sufrido: taxistas que se niegan a llevarlos. Sólo que esta vez fue en medio de una emergencia médica que tuvo un final feliz, pero que en otro contexto podría haber sido trágico.

“Hoy a la mañana uno de mis mellizos empezó a convulsionar. No sabemos bien qué era, pero con mi mujer nos asustamos mucho, agarramos lo que pudimos y salimos volando al hospital. Sin exagerar, pasaron diez taxistas con la luz roja de libre encendida que no nos pararon“, repasó Santoro en diálogo con Infobae.

“Un portero vio nuestra desesperación -continuó el relato- y nos ofreció ir a buscar su auto a la esquina. Y en eso estábamos cuando la madre de una chica que va a un colegio que queda al lado de mi casa nos dijo que subamos a su auto y nos llevó hasta el Sanatorio Mater Dei. Por suerte fue una falsa alarma, mi hijo había convulsionado por la fiebre y quedó en observación, pero está bien”.

Ilegal

Santoro planteó que, como se trata de un servicio público, “los taxistas no tienen derecho a discriminar”.

En efecto, la legislación porteña dispone en el Anexo 1 de la Ley 2.148 que los taxistas sólo pueden negarse a prestar el servicio en dos casos:

– “Por causas de inconducta evidente del usuario

– “Cuando la falta de higiene del usuario o las características del equipaje que éste desea transportar pudieran afectar el tapizado de los asientos o el baúl del vehículo o el mismo supere la capacidad del vehículo”.

(Jeffrey Greenberg/UIG via Getty Images)

Bronca

La bronca se hizo sentir en las redes sociales, donde otros usuarios contaron situaciones similares con ancianos o personas con discapacidad.

Fuente: “Mi bebé convulsionó y ningún taxista me quiso llevar”: una historia que generó indignación en las redes