El día después de que el presidente Mauricio Macri anunciara el inicio de las negociaciones con el FMI para apaciguar la crisis bancaria, la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal reunió a todo su equipo y no sólo les transmitió tranquilidad sino que lanzó un mensaje irrevocable: no habrá cambio del rumbo económico, no habrá recorte de fondos para la obra pública y se continuará apuntalando los proyectos de infraestructura en el conurbano.

El mensaje de Vidal contempla un inalterable esquema de su gestión que prevé el destino de 28.144 millones de pesos este año para obra pública donde se apuntalará sustancialmente al conurbano y, especialmente, a municipios manejados por el peronismo.

Según pudo saber Infobae, Vidal transmitió calma a sus funcionarios luego de los anuncios de Macri y dijo que recurrir al FMI será para mantener el rumbo económico con una baja del déficit fiscal y un saneamiento de las cuentas públicas sin perder la brújula de la obra pública.

Desde el Ministerio del Interior que conduce Rogelio Frigerio explicaron a Infobae que “no hay intención alguna de recortar fondos de obra pública para las provincias”.

En este sentido, la gobernadora bonaerense ratificó que no habrá recorte de partidas del gobierno nacional ni del provincial y que se mantendrá el esquema de obra pública en las 7 secciones electorales de la provincia.

Un informe del Ministerio de Infraestructura y Servicios Públicos bonaerense al que accedió Infobae revela que entre los 10 municipios que más fondos recibirán este año para obras hídricas, refacción de hospitales, comisarías y centros de salud figuran 6 que son comunas manejadas por intendentes del PJ.

Entre los 10 primeros que recibirán más fondos figuran: el municipio de La Plata encabeza la lista de obra pública provincial con $1.908 millones de fondos. Le sigue el municipio peronista de Moreno con $906 millones; el  del peronista Cascallares en Almirante Brown con $681 millones; La Matanza de la kirchnerista Magario con obras por $622 millones; Avellaneda con $501 millones; el partido peronista de Esteban Echeverría con $451 millones; Lanús del PRO tendrá $402 millones; Lomas de Zamora manejado por Insaurralde recibirá $365 millones en obras; Rivadavia $329 millones y Vicente López del primo del presidente con $327 millones.

Con un total de $4.515 millones la Quinta Sección electoral bonaerense será la que más fondos de obra pública recibirá este año. Esta es la tercera con mayor cantidad de electores en la Provincia, donde hay 27 distritos con 1.209.969 votantes. Los municipios que la integran son: Monte, General Paz, Chascomus, Lezama, Castelli, Tordillo, Dolores, General Lavalle, La Costa, Pinamar, Villa Gesell, General Madariaga, Maipú, General Guido, Pila, General Belgrano, Las Flores, Rauch, Ayacucho, Mar Chiquita, Balcarce, General Pueyrredón, General Alvarado, Lobería, Tandil, Necochea y San Cayetano.

En tanto, la Tercera Sección recibirá $4.245 millones y está compuesta por 19 partidos. Entre ellos, Avellaneda, Lanús, Lomas de Zamora, Almirante Brown, La Matanza, Esteban Echeverría, Quilmes, Berazategui, Ensenada, Florencio Varela, Berisso, Presidente Perón, Ezeiza, San Vicente, Cañuelas, Lobos, Coronel Brandsen, Magdalena y Punta Indio.

Y la Primera Sección electoral, que también es clave en términos electorales, recibirá en su totalidad unos $3.876 millones y la integran 24 municipios. Estos son: Tres de Febrero, San Martín, Vicente López, San Isidro, San Fernando, Tigre, Campana, Escobar, Malvinas Argentinas, José C. Paz, San Miguel, Hurlingam, Ituzaingó, Morón, Merlo, Moreno, Pilar Luján, General Rodríguez, Marcos Paz, General Las Heras, Mercedes, Suipacha y Navarro.

“El gobierno provincial desde el inicio de la gestión de Vidal no analiza el reparto de fondo por la conveniencia del color político de los intendentes sino por las necesidades reales de la gente. Esto es todo un cambio cultural y político de gestión”, explicó a Infobae, Roberto Gigante, ministro de Infraestructura bonaerense.

Allí esta contemplada la ejecución de obras para este año que en su gran mayoría finalizarán el año que viene, precisamente un año electoral. La gobernadora Vidal puso énfasis central en obras para el conurbano bonaerense porque cree que ello será capitalizado tanto por los intendentes como por la misma gobernación.

En amplio listado de municipios que serán beneficiados por obra pública de la provincia se destinarán $22.000 millones de fondos que se pautaron para este año, $4.000 millones para obras nuevas y otros $4.000 provienen de fondos de organismos multilaterales como el BID, el Banco Mundial o la CAF donde se piensa en la construcción de cuencas hídricas.

Para completar el ambicioso plan de obra pública de este año y el que viene, Vidal tiene previsto desarrollar un innovador programa que se denomina “Intervención Urbana”. Esto apunta a incorporar servicios de recolección de basura, cloacas o agua potable en seis de las villas más relevantes del conurbano. Entre ellas están contemplados barrios humildes hacinados de los municipios de San Martín, Quilmes, San Isidro, Almirante Brown, La Matanza y Lanús.

“Se trata de dar una asistencia directa y urgente en infraestructura a miles de personas que se encuentran en situación de extrema vulnerabilidad”, dijo el ministro Gigante.

Este plan de infraestructura directa en las villas miseria del conurbano tampoco distingue colores políticos y no sufrirá recortes de la Nación o la provincia por más que el FMI recomiende otras recetas.

Seguí leyendo:

Macri les prometió a Vidal y a Larreta que no se paralizarán las obras que están en ejecución

Fuente: María Eugenia Vidal le anticipó a su equipo que pese al acuerdo con el FMI no recortará fondos de la obra pública