Michel Temer (Reuters)

El gobierno brasileño debió admitir el jueves que prevé para 2018 un crecimiento más cercano al 2,5% que al 3% de sus proyecciones de comienzos de año. Así lo afirmó el principal ministro del gabinete de Michel Temer, tras la publicación de una serie de datos económicos que enfriaron las expectativas.

“Si el análisis se hiciera hoy, tendríamos una tendencia más bien en torno al 2,5%”, dijo en una audioconferencia de prensa el ministro jefe de la Casa Civil (jefe de gabinete), Eliseu Padilha.

Las proyecciones del mercado cayeron ya de 2,90% a inicios de marzo a 2,51% en la última encuesta Focus que realiza semanalmente el Banco Central (BCB).

Por su parte, el número de personas desempleadas o subempleadas en Brasil llegó en el primer trimestre de 2018 hasta 27,7 millones, el mayor nivel desde 2012 y que equivale a un 24,7% de la población económicamente activa, informó el jueves el Gobierno.

Según un estudio divulgado por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), la llamada tasa de subutilización de la fuerza de trabajo subió desde el 24,1% en los primeros tres meses de 2017 hasta el 24,7% en el primer trimestre de este año.

Componen la tasa de subutilización de la fuerza de trabajo los desempleados, los subempleados (quienes trabajaban menos de las reglamentarias 40 horas semanales pese a que desean horarios mayores) y quienes quieren trabajar pero no pueden buscar empleo en el momento por diferentes motivos.

Así, unos 13,7 millones de brasileños no tenían trabajo en el primer trimestre de 2018, lo que equivale a un 13,1% de la población activa, cifra superior a la registrada entre octubre y diciembre de 2017 (11,8%), pero menor que la del mismo período del año anterior, cuando el índice fue de un 13,7%.

Sin embargo, aunque la tasa de paro disminuyó durante los tres primeros meses de 2018 en la comparación anual, el número de personas que ocupan puestos de trabajos informales aumentó un 17,8%.

Estancamiento

Brasil salió en 2017 de dos años de recesión, con un crecimiento del PIB de 1%, pero en el primer trimestre de este año los indicadores señalan una tendencia al estancamiento o incluso una leve contracción, de acuerdo con proyecciones del BCB.

Pese a esa desaceleración y a la baja inflación, el Comité de Política Monetaria del BCB optó el miércoles por mantener sin cambios su tasa básica en 6,5%, contrariando expectativas de un recorte de 0,25 puntos porcentuales.

El BCB alegó un escenario externo de “volatilidad”, que llevó al real a desvalorizarse en torno a un 10% en lo que va del año frente al dólar, e incertidumbres sobre la continuidad de los ajustes fiscales tras las elecciones generales de octubre próximo. La medida fue mal digerida por los mercados.

Ante este escenario, la pobreza extrema volvió a avanzar en Brasil y golpea hoy la puerta de 14,8 millones de brasileños, número que aumentó un 11,2% entre 2016 y 2017.

Con información de AFP y EFE 

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

El dólar en Brasil se cotiza a 3,66 reales, su mayor valor en dos años

Fuente: Malas noticias para Brasil: su economía podría crecer menos de lo previsto en 2018