Después de superar algunas pizarras los $23 por dólar, la semana cerró con niveles cercanos a los 22 pesos (Adrián Escandar)

Antes de la apertura de la jornada financiera y cambiaria el Banco Central salió a cruzar a los jugadores antes de que salgan a la cancha, cuando anunció que la tasa de referencia la elevaba a 40% anual a 7 días; y la tasa interbancaria a un día la catapultó hasta 57%. Un alza de más de 6 puntos sin anestesia.

Además, dispuso que desde el lunes las entidades financieras deberán reducir su posición de activos externos desde un máximo del 30% hasta el 10% del nivel de sus patrimonio o recursos propios. Los más excedidos son los bancos oficiales. En la City se estimó que esto significará un aumento de la oferta de dólres en el mercado en unos USD 5.000 millones, aproximadamente.

El lunes el conjuntos de las entidades financieras deberán desprenderse de activos externos por unos USD 5.000 millones, para forzar la baja del dólar y la vuelta a la demanda de activos en pesos, como las Lebac

Y, por si fuera poco, en la mesa de dinero del Banco Central estaban listos para volcar USD 2.000 millones si fuera necesario, para frenar la escalada del tipo de cambio. Pero no hizo falta la intervención.

El dólar en bancos y casas de cambio, perdió $1,02 por unidad y cerró en $22,28 con tendencia vendedora.

En la plaza mayorista, donde se negociaron USD 799 millones, unos USD 200 millones menos que la rueda anterior, la divisa abrió a $23, el precio del “blooper” del día anterior, pero a las 11.00 la primera operación se hizo a $21,89. Al cierre terminó a $21,85, pero con tendencia compradora para el lunes. La caída representa 5% sobre el cierre anterior.

El “blue” perdió $ 1,20 y cerró en 22,20 pesos.

Movimiento extraño que se develó 24 horas después

¿Como el dólar, que subió 8% en un día, al siguiente puede bajar casi 5%?
La explicación, además de las medidas del Banco Central y los anuncios oficiales sobre recorte del déficit fiscal, está en un “blooper” que costó cabezas en dos grandes bancos privados.

La última operación del jueves en el mercado mayorista entre ambas entidades por USD 1 millón se hizo por un error de tipeo a $23 contra $22,50 que venía operando. Fue la última por dos razones: porque se acercaba la hora de cierre y porque se cayó el sistema.

Sin ese error, la caída del dólar hubiera sido menor y del miedo se podría haber pasado a la preocupación. Parece un relato de una serie de Netflix, pero ocurrió en la Argentina, donde la ficción luce ridícula al lado de la realidad.

Sin un blooper al cierre del jueves, la caída del dólar hubiera sido menor y del miedo se podría haber pasado a la preocupación

Las reservas bajaron USD 134 millones y quedaron en USD 56.013 millones. La suba del dólar en el exterior frente a las demás monedas, hizo que se perdieran USD 14 millones. Pero lo más relevante fue un pago al exterior, a organismos internacionales de USD 153 millones y otro a Brasil por USD 2 millones.

Cayó el rendimiento de las Lebac

Las tasas de interés acompañaron el movimiento y bajaron. Las Lebac más cortas, las de 9 días, cerraron en el mercado secundario a 35,90% anual contra 37,50% del día anterior. Las de 49 días que estaban en 37% cotizaron a 33,50% y las de 72 días cedieron 4,15 puntos a 33,10% anual.

Por supuesto, que a la bonanza contribuyó, la baja de la tasa del bono del Tesoro a 10 años a 2,94% anual y a la suba de Wall Street donde el Dow Jones mejoró 1,39%. El Nasdaq, donde cotizan los papeles de nuevas tecnologías, creció 1,71 por ciento.

Para los norteamericanos fue una buena noticia la desaceleración de la suba de salarios -aumentaron 0,10% en abril- porque le quita un estímulo a la inflación y es un dato a favor para no subir las tasas en el corto plazo.

El Banco Central recuperó protagonismo para revertir las expectativas de los mercados (Nicolás Stulberg)

Rueda negativa en el mercado de valores

La Bolsa local, recibió a pleno el impacto del alza de las tasas de interés locales. Los inversores saben que van a afectar a los balances de las empresas, a las constructoras y a los bancos que verán mermada la demanda de créditos.

Por eso el índice Merval de las acciones líderes perdió 3,22% después de tocar un valle de -5,70% a las 16.07. El monto de negocios fue elevado. La salida fue casi una estampida. Se operaron $1.120 millones. Los cazadores de oportunidad aparecieron sobre el final.

Banco Macro con 9,92% lideró las bajas, seguido del BBVA Francés 5,84%. Transportadora Gas del Sur 6,63% y Mirgor 5,30%, completaron el podio de los grandes perdedores.

En Wall Street los ADR’s (certificados de tenencias de acciones que cotizan en dólares) tuvieron suerte dispar. El rebote de algunos papeles fue por la recuperación del peso. Pampa Energía, recuperó 2,54%, estuvo entre lo poco destacado. Macro 7,33%, Transportadora Gas del Sur 4,58% y Banco Francés 4,33% fueron los que peor la pasaron.

En los bonos de la deuda, se negociaron nada menos que $21.517 millones. El Bonar 2024, el título de referencia en dólares, bajó 3,67%. Es decir, perdió menos que el billete por lo que recuperó valor y bajó su tasa de retorno que había superado 8%. Los bonos del Tesoro en pesos subieron hasta 5,19% como fue el caso del 2020.

El Gobierno ganó tiempo a un costo muy alto. Tiene 90 días por delante para demostrar que está decidido a bajar el déficit fiscal, y a recuperar protagonismo en el impulso de reformas claves que fueron rechazadas en el Congreso. Por supuesto, sacrificó una parte del crecimiento de este año. La economía va a estar trabada con estas tasas.

Seguí leyendo:

Guido Sandleris: “La suba de tasas puede impactar en el crecimiento, pero era imprescindible”

Morgan Stanley asegura que Argentina está “navegando por aguas turbulentas”

Fitch redujo la perspectiva de la nota de deuda de Argentina

Fuente: Los mercados respondieron bien a las medidas del Gobierno, pero hay expectativas por lo que ocurrirá el lunes