Mauricio Macri sigue, según los inversores que fueron a Washington (Nicolás Aboaf)

Las reuniones de Primavera del FMI y el Banco Mundial, que se realizaron la semana pasada en Washington, la capital de Estados Unidos, no sólo fueron el marco para encuentros oficiales de la “pata” financiera del G20, que por ser la Argentina anfitrión del evento este año, encabezaron en su mayoría altos funcionarios, como los ministros Nicolás Dujovne y Luis Caputo y el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger.

Además, la presencia de 22 ministros de Finanzas, 18 presidentes de bancos centrales e inversores, convirtieron a Washington en el lugar perfecto para eventos privados organizados por bancos y fondos de inversión. 

Así, se sucedieron en agendas apretadas encuentros de Banco Itaú, Bank of America y JPMorgan, entre otros. La mayoría fueron eventos cerrados y “chicos” por los que desfilaron los funcionarios con la intención de “enamorar audiencias, que significa conseguir dinero y contar lo que están”, como le resume a Infobae un directivo de un fondo de EEUU.

Otros, como el que hizo el brasileño Itaú, tienen más producción, con varios paneles y público que entra y sale según sus intereses (siempre con estricta invitación y sin prensa). Y la Argentina estuvo entre los más demandados, con el auditorio de 200 personas casi lleno cuando le tocó el turno a alguno de los ministros locales.

Nicolas Dujovne y Federico Sturzenegger en la conferencia en Washington

Allí, la pregunta clave no fue si el presidente Mauricio Macri seguirá o no en el cargo por un mandato más: las inquietudes pasaron por “cómo seguirá”. En general, los inversores y los analistas dan por descartado que, de no mediar cimbronazos fuertes locales o alguna gran crisis global que trastoque todo, Macri será reelecto por un período más. Lo que sí se preguntan es qué va a hacer si gana: ¿más gradualismo?

Las principales dudas para los negocios

El “off the record” fue moda la semana pasada en Washington, al menos en lo referente a la Argentina. Todos hablaron, pero nadie quiso ponerle nombre a sus dichos. Pasó con funcionarios, con los inversores privados y también con los analistas. En el cóctel que se hizo el miércoles en la embajada Argentina –al que asistió Christine Lagarde, la directora del FMI– parte de la charla de los funcionarios económicos de segunda línea fue repasar el “fixture” de reuniones privadas de sus jefes.

Los inversores están descontando que el escenario más probable es la reelección de Macri. Mucho no miran la cuestión local o que dice Carrió. Hoy, la atención de los inversores emergentes está puesta en lo que va a pasar con las elecciones en Brasil y México. El escenario local lo ven estable, ven que Macri ganó el año pasado y que el peronismo está dividido, y en ese cuadro, gana el presidente actual”, explica un analista regional.

La reunión de primavera del FMI fue escenario para una serie de eventos privados de inversores (AP)

“¿Vienen reformas más pesadas, achicamiento del déficit o sigue el gradualismo? ¿Vienen reformas más pro mercado y reducción de gasto más fuerte? Creen que Macri gana, pero su fortaleza dependerá de cómo gane”, explica un funcionario que estuvo el viernes pasado en el evento de Itaú.

Allí hablaron, en turnos separados, Sturzenegger y Dujovne. El primero fue para un grupo más reducido, para unas 20 personas, y el ministro de Hacienda disertó para unas 200 clientes del banco brasileño. No hubo Powerpoint, pero sí un panorama y detalles sobre “el plan a mediano y largo plazo con énfasis en lo fiscal”, como explicó uno de los presentes. Entre el público estaban ejecutivos de grandes fondos –como Pimco, Blackstone y Pactual, por ejemplo–, gestores de fondos, hedge founds, clientes corporativos importantes y presidentes de otros bancos de la región.

¿Vienen reformas más pesadas, achicamiento del déficit o sigue el gradualismo? ¿Vienen reformas más pro mercado y reducción de gasto más fuerte?

“Hay un interés grande por toda la región. Los paneles de Argentina fueron, con los de Brasil, los que más audiencia tuvieron. En el caso de Argentina hay un interés grande en saber la continuación de la línea económica de Macri. Se habló del proceso ‘amnistía fiscal’ y querían saber cómo estaba el mercado de capitales”, le dice a Infobae un empresario brasileño.

Sus intereses son los típicos de los inversores de bonos: negociación fiscal, nivel de actividad, inflación. No hay sorpresas. Calibran si compra o venden, son administradores de cartera. Primero lo escucharon al ministro y después hicieron preguntas. En general, asumen que no quedamos y que habrá continuidad del proyecto”, explica otro funcionario de Hacienda.

JPMorganChase organizó un evento para inversores del que participaron funcionarios argentinos

Números en Washington

Quizás alguno de los asistentes a los eventos privados, de los que están preocupados por si Macri gana o no el año que viene, pasó por el Wilson Center, el miércoles pasado. Allí, en este think tank estadounidense, se presentó un estudio conjunto realizado en conjunto entre ese centro y Poliarquía.

Alejandro Catterberg, socio de la la encuestadora argentina, trazó un panorama de la política local y de la consolidación del poder de Macri, a pesar de que pocos días después también publicaron la importante baja en la imagen del mandatario.

La atención de los inversores está puesta en lo que va a pasar con las elecciones en Brasil y México. Al escenario local lo ven estable, ven que Macri ganó y que el peronismo está dividido

Al hablar de los escenarios políticos para 2019, el analista asegura que Macri tiene un 40% de chances de volver a ganar a nivel nacional, sumar 12 provincias y de tener mayoría en Diputados. Hay otros 30% de posibilidades de que gane, pero no tenga mayoría en la Cámara Baja y sólo 6 provincias. El otro 30% de las chances son para el PJ unificado y para la vuelta de Cristina Fernández de Kirchner apenas hay un 5% de chances.

Entre los motivos que explican esos números, Poliarquía señala a algunos buenos datos macroeconómicos, la elección de 2017, la crisis del peronismo y los gremios y el apoyo de la opinión pública a figuras como María Eugenia Vidal y Elisa Carrió.

Seguí leyendo:

El FMI respaldó el gradualismo del gobierno de Mauricio Macri

Contrapunto entre el Gobierno y el FMI por los números de inflación y el pronóstico de crecimiento

Fuente: Los inversores dudan por el gradualismo, pero igual creen que Macri será reelecto en 2019