Hace un mes llegó a la Argentina la empresa Jeunesse, que creó uno de los esquemas piramidales más grandes del mundo, con denuncias por estafa en varios países. Como Herbalife o Natura, el negocio se basa en una red de vendedores de productos de belleza que pagan dinero para ingresar a la compañía, la mayoría de los cuales perderá su inversión. Este cronista se infiltró entre los distribuidores para ver cómo funciona realmente.

Jeunesse es una empresa de Marketing de Múltiples Niveles, como se denomina a las compañías que tienen una red de vendedores. La firma posee una cartera de alrededor de treinta productos, aunque en Argentina por ahora sólo ofrece Ageless, una crema “milagrosa” que disimula las arrugas durante unas horas. En un par de días lanzará una línea de cremas llamada Luminesce. 

El esquema es sencillo: el distribuidor compra cremas y tiene que venderlas. A su vez, para obtener cinco de las seis comisiones que ofrece Jeunesse debe armar un equipo incorporando nuevos vendedores, que también tienen que pagar para entrar al negocio. Esos distribuidores pueden seguir sumando gente. Y así, infinitamente.

El siguiente video explica cómo funcionan las estafas piramidales:

El show

Jeunesse se presentó en Argentina el 14 de abril. Fueron dos funciones de 1.700 butacas cada una en el hotel Sheraton, con localidades agotadas. Luego se repitió el evento en Rosario, Córdoba y Mendoza. Cada asistente pagó unos 200 pesos. Muchos -como Infobae– fueron invitados por su “padrino”, la persona interesada en sumarla a su equipo.

Los líderes de la firma (los que están arriba de la pirámide) se encargaron de “vender” la empresa a los potenciales distribuidores con un discurso que todas las compañías multinivel repiten en el mundo: dijeron que sus vidas son sensacionales gracias a Jeunesse.

Entonces, los “ejecutivos diamante” de otros países en los que Jeunesse ya funciona fueron desfilando por el escenario para encandilar al público y convencerlo. Alardearon con sus vidas, explicaron que con una pequeña inversión se puede ingresar al negocio, que “el producto se vende sólo”, que en poco tiempo se pueden acceder a grandes beneficios y sensacionales viajes, y que la empresa es tan importante a nivel mundial que en menos de una década superó una recaudación anual de mil millones de dólares.

Tuvo, eso sí, dos contenidos similares a los de una secta: un mensaje casi dogmático y una porción importante de manipulación.

La mayoría pierde

Algo que por supuesto los ejecutivos no contaron durante la presentación, además de las denuncias y múltiples investigaciones periodísticas en su contra, son las estadísticas internas de la empresa, que demuestran que la gran mayoría de los distribuidores fracasa. Esto no es exclusivo de Jeunesse: está matemáticamente demostrado que ocurre en todos los esquemas piramidales.

Tras una denuncia de la organización Truth In Advertising (TINA) en los Estados Unidos, Jeunesse publicó una declaración de ingresos en la que indicó que en 2014 la mitad de sus distribuidores ganaron menos de 50 dólares por mes. Y que el 98% cobró menos de 5.500 dólares a lo largo del año. Todo, sin contar el dinero que tuvieron que invertir en comprar productos, asistir a los cursos y organizar eventos.

Luego de que la ONG cuestionara esa declaración por la enorme cantidad de inconsistencias e imprecisiones, la empresa presentó un nuevo documento, en el que esquema piramidal se observa a la perfección:

La tabla es muy clara: entre los que generaron equipos, es decir, los que incorporaron nuevos vendedores, el 66% tuvo una ganancia promedio de apenas 213 dólares al mes y uno de cada cinco directamente no generó ingresos.

Y aquí está la clave: el 85% que recibió entre 0 y 213 dólares en promedio tuvo que comprar todos los meses un mínimo de productos para seguir activo. Ese dinero no figura en la tabla. Y ese dinero es el que produjo las ganancias del resto, de los pocos que recibieron importantes sumas de billetes, de los que luego salieron a gritar a los cuatro vientos que Jeunesse les cambió la vida. Claro que lo hizo, pero a costa de los demás.

Infobae vende Jeunesse

Este cronista se contactó con un distribuidor y empezó su camino como vendedor de la empresa. El sujeto se presentó como Christian, no dio su apellido, y a la semana de entrar en contacto explicó que en realidad vivía en Brasil y que buscaba desarrollar un equipo en Argentina.

Dos cosas llamaron la atención:

– A los cinco días de la primera charla, envió las fotos de supuestos casos exitosos en su equipo de trabajo. “Estas dos chicas para convertirse en ejecutivas, ya trajeron a dos más cada una”, explicó. “Me gustaría que vos seas el próximo ejecutivo”, agregó.

Nunca explicó exactamente cómo ganar dinero, pese a que Infobae insistió una y otra vez. “Lo puedo investigar mejor”, se atajó en alguna de las charlas. Luego compartió el siguiente documento, para nada fácil de entender.

En internet hay videos que duran entre 10 y 30 minutos, en los que se explica el sistema de recompensas. Esto tiene una explicación: las ganancias son una trampa. Una de las características de todo esquema piramidal multinivel es marear a los vendedores sobre los verdaderos beneficios, que en realidad no están en la venta directa, sino en el reclutamiento. Jeunesse ofrece seis “bonos”, pero cinco de ellos se obtienen incorporando vendedores que deben estar activos, es decir, que tienen que comprar el producto todos los meses.

Christian explicó que el pack de cinco cajas con 25 unidades cuesta “alrededor de 200 dólares” y aclaró que deja una ganancia de 660 pesos por caja, lo que redundaría en un beneficio final de 3.300 pesos, es decir, menos que el valor de inversión.

En cambio, en la presentación de Buenos Aires a Infobae le explicaron que la ganancia es de 51 pesos por pote. Esto quiere decir que hay que vender unas 200 cremas al mes para obtener 10 mil pesos. Y para alcanzar los 22.350 pesos del último salario promedio de bolsillo en enero, según cifras del Ministerio de Economía, un distribuidor tendría que vender unas 440 al mes, casi 15 por día, una misión muy difícil de lograr.

Ageless

Una de las características fundamentales de las estafas piramidales es que el producto parece ser maravilloso, pero no es fácil de vender y su precio no suele ser accesible para la mayoría de las personas. Es un factor clave para que los distribuidores que acumulen grandes stocks salgan a buscar “hijos” que ingresen a su equipo para recuperar su inversión. Muchos de esos distribuidores suelen ser familiares o amigos con los que terminarán peleados.

El producto Ageless, en principio (y solo en principio), parece bueno, pero no está claro cuánta gente puede y está dispuesta a pagar 140 pesos por un pote de crema que se puede aplicar dos veces y dura entre 6 y 9 horas. Para usarlo todos los días habría que gastar entre 2 mil y 4 mil pesos por mes.

El círculo se cierra cuando la empresa prohíbe que los productos sean ofrecidos en un local o por internet. La idea es evitar que el negocio se rija por las leyes del mercado y la competencia, lo que haría bajar los precios y facilitaría las ventas. Es clave que los distribuidores no puedan vender el producto. Sería el final de la pirámide.

“No sé vender”

Hay una verdad ineludible: para acceder a los mayores beneficios de Jeunesse hay que reclutar gente. Y si todo lleva a incorporar vendedores, el esquema es por lo menos controvertido.

En efecto, la experiencia de Infobae fue en esa línea: el padrino Christian reconoció en una charla que ni siquiera ofrece las cremas que compra. “No sé vender”, confesó. Dijo sin pelos en la lengua que como todo distribuidor debe comprar un mínimo para seguir activo, los productos que adquiere los consume o los regala. ¿Cómo genera ingresos? “Desarrollo mi equipo”, aclaró.

Marcel Szajubok, gerente general de Jeunesse en Argentina y Brasil.

La pirámide

El principal argumento de Jeunesse es que se trata de un mero negocio multinivel en el que algunos ganan y otros pierden. Es el mantra que escuchan los que fracasan: “es tu culpa”, “no te esforzaste lo suficiente”. Sin embargo, ante la consulta de Infobae, el presidente de la ONG estadounidense Pyramid Scheme Alert y experto en la materia, Robert FitzPatrick, aseguró que Jeunesse es una verdadera estafa piramidal.

“Todos los esquemas de marketing multinivel son piramidales en los que nadie puede ganar dinero por vender sus productos. Los ingresos son por atraer a otras personas para que se unan y paguen, y luego obtener parte de su dinero. Los nuevos reclutas deben hacer lo mismo. El verdadero producto es la oportunidad de reclutar a otras personas. Al final, sólo las personas en la parte superior de la pirámide ganan dinero. Sus ingresos provienen de las pérdidas de los demás. El 99% siempre perderá“, explicó.

Robert FitzPatrick, presidente de Pyramid Scheme Alert y autor de False Profits: Seeking Financial and Spiritual Deliverance in Multi-Level Marketing and Pyramid Schemes.

En la misma línea, la experta Stacie Bosley, que trabajó con la Federal Trade Comission (FTC) de los Estados Unidos en la investigación sobre Vemma -otro famoso esquema piramidal-, analizó el caso de Jeunesse en un reporte en el que no dudó en concluir que también se trataba de “un esquema piramidal disfrazado de multinivel con un fuerte énfasis en el reclutamiento por sobre las ventas”.

Ante la consulta de este medio, la directora de Marketing y Comunicaciones de TINA, Shana Mueller, se mostró más medida y aclaró que la dificultad en definir a un esquema como piramidal está en que “todo se reduce a cómo opera una empresa en la práctica, como por ejemplo, el énfasis que pone en el reclutamiento”.

Al respecto, es más que sugestiva la opinión de Kim Hui, la distribuidora de Jeunesse que se cree que tiene los mejores ingresos dentro de la compañía. Se estima que gana más de 6 millones de dólares al año. “Lo primero que tenemos que hacer es salir y reclutar. Y lo segundo que hacemos es enseñar a otras personas cómo reclutar”, explicó en una entrevista.

Kim Hui

Pichones                                                                                                                               

Luego de algunas semanas de conversaciones, poco antes de que se concrete el pago e Infobae ingrese a Jeunesse, el padrino Christian escribió: “Una vez que estés registrado como distribuidor, el próximo paso es que te conviertas en ejecutivo”.

En ningún momento mencionó una estrategia de venta del producto. Todo giró desde el minuto cero en torno a los nuevos distribuidores que este cronista podía incorporar a la red.

Infobae: ¿Para ser ejecutivo tengo que traer gente?

– Christian: En eso te voy a ayudar. Hay muchas ideas y técnicas. Hay trabajos que se hacen por internet. Se busca entre los conocidos. Se hacen reuniones. Se hacen conferencias por internet. Etcétera

– Yo quiero armar una red de gente, así como los grandes vendedores.

– Sí, esa es la idea. Hay que hacer todo paso a paso. Si querés empezar ahora, hacé lo siguiente: entrá a tu Facebook y hacete una lista de amigos. No discrimines pensando que ese no da, es tímido u otra cosa. Agarrate un cuaderno o agenda para hacer eso y anotar las cosas de Jeunesse.

– ¿Qué les digo?

– Todavía no invités a nadie. Calma, necesitás primero hacer la lista. Yo te voy a orientar paso a paso. Si ves a alguien personalmente, podés decirle que vas a entrar a una empresa que tiene productos para rejuvenecimiento y vas a ganar plata.

– A mí vender no me interesa. Sólo quiero meter gente para ganar de ellos.

– Sí, perfecto.

En los días siguientes insistió varias veces con la importancia de hablar con los conocidos. Y se mostró particularmente interesado con los amigos que este cronista dijo que tenía en otros países.

Chile

Antes de pisar Argentina, Jeunesse tuvo una experiencia cargada de denuncias en Chile. Los principales medios gráficos, como La Nación, El Mercurio o The Clinic, realizaron reportajes sobre el tema. Y el prestigioso programa Contacto, de Canal 13, le dedicó una emisión de una hora, con testimonios de varias víctimas.

La presentación en Buenos Aires fue igual a las que hicieron en otros países como Chile.

“En las capacitaciones nos decían que teníamos que decirle a las personas que ganábamos dinero, que nos iba estupendo, que éramos exitosos, o sea, nos incitaban a mentir”, contó una testigo.

Del dicho al hecho. “Yo estoy pensando en jubilarme a los 41 años”, alardeaba en un video uno de los fundadores de Jeunesse en Chile, que hasta el día de hoy sufre escraches en las redes sociales.

Infobae se contactó con unas de las víctimas chilenas. Comentó que perdió el equivalente a unos diez mil pesos argentinos y repitió, casi como si fuera un cliché, todo lo que se escucha de los esquemas piramidales. “Lo que más me duele es que me quedé sin un amigo porque lo hice entrar en el negocio y fracasó”, lamentó.

Más demandas

Según TINA, hay unas 50 presentaciones contra Jeunesse ante la Federal Trade Commission (FTC) de los Estados Unidos y la Fiscalía General de Florida, donde la empresa tiene su casa matriz. La ONG también contabilizó en el país norteamericano 16 demandas judiciales y dos acciones colectivas. La mayoría son distribuidores que denuncian que se trata de una estafa piramidal y que la firma está vinculada al crimen organizado.

Además, hay acusaciones vinculadas a los supuestos efectos de sus productos. Jeunesse asegura no sólo que algunas de sus cremas pueden retrasar el envejecimiento, sino que pueden manipular células y genes humanos, una tecnología que si realmente existiera sería capaz de combatir el cáncer.

Jeunesse aseguran que tiene una crema hecha con células madre.

La defensa

Infobae pidió una entrevista con algún vocero de la empresa. Desde México se comunicó Gustavo Beltrán, flamante gerente general de Jeunesse en Argentina. Tras la conversación, se mostró ofendido porque -dijo- no se le aclaró que estaba siendo entrevistado.

“Un sistema piramidal según la constitución de los Estados Unidos es el que no ofrece producto”, declaró. Puso como ejemplo el mercado de bitcoins. “Si el producto es de calidad y avalado por científicos, eso deja de ser una pirámide”, añadió. Y destacó que “un candidato al premio Nobel” avala las cremas que ofrece Jeunesse. Se refirió a Vincent Giampapa, quien integra la junta médica de la empresa.

Vincent Giampapa

Por otra parte, subrayó que “no siempre el de arriba gana más que el de abajo, lo que rompe el mito de la pirámide”. Tildó, además, de “ignorantes” los que consideran que el esquema es una estafa. “No entienden el multinivel”, sostuvo.

– ¿Cuánta gente gana y cuánta pierde con Jeunesse?

No son públicas las cifras, pero creemos que se rige por la ley pareto: 80 a 20. Si todo el mundo se dedicara a este negocio no existiría la pobreza.

– Eso es imposible. Se derrumbaría el esquema, porque nadie compraría.

El sistema colapsaría porque se acabaría el círculo, es cierto, pero sería imposible porque hay 7 mil millones de habitantes.

– Entonces es una pirámide.

¿Qué no es una pirámide hoy en día? En todas las empresas el director gana más que los empleados de limpieza.

– ¿Dicen en sus reuniones que según las cifras de los Estados Unidos, el 85% gana entre 0 y 213 dólares en promedio al mes?

Si tu dices “no vas a ganar dinero”, desanimas a la gente.

Gustavo Beltrán

Todo legal

Uno de los principales argumentos de Jeunesse para rechazar la idea de que se trata de una estafa es que el esquema es legal. La compañía la fundó en 2009 Randy Ray, que había tomado experiencia con su firma Forever Freedom International, otra polémica empresa multinivel que vendía cápsulas que supuestamente ayudaban a ahorrar combustible.

Según los registros oficiales, Jeunesse Argentina SRL se constituyó el 10 de marzo del año pasado. Las socias son dos empresas extranjeras: el 95% de las acciones pertenecen a Jeunesse Global Holdings LLC y el resto, a Jeunesse LLC. ¿El capital social? 100 mil pesos.

En el edicto publicado en el Boletín Oficial aparece como gerente Ariel Adrián Blanco, quien trabajó entre agosto de 2011 y noviembre de 2016 en Forever Living Products Argentina SRL, otra empresa multinivel internacional.

Según la empresa, en apenas seis años superó los mil millones de dólares de facturación anual.

Conclusión

En resumen, aunque todo en principio parece legal, Jeunesse tiene todas las características de una estafa piramidal:

– Hay que pagar dinero para ingresar a la red y convertirse en distribuidor.

La mayoría de las ganancias son por el reclutamiento de nuevos distribuidores y no por la venta del producto.

– Es muy difícil entender cómo se gana dinero.

– Para seducir a nuevos vendedores, ofrecen viajes sensacionales a los que al final sólo terminan accediendo un puñado de vendedores que están en la cima de la pirámide.

Los productos parecen muy buenos pero no son fáciles de vender.

– No permiten que los productos sean ofrecidos en comercios o páginas de venta en internet.

La enorme mayoría perderá su inversión o no ganará dinero, y en el peor de los casos, terminará peleado con familiares, amigos o allegados a los que ingresará en la pirámide.

Fuente: Llegó al país una red de vendedores de productos de belleza que es un negocio para pocos