Hasta la semana pasada el avance de cosecha de soja era del 61% y la zona núcleo norte estaba a punto de finalizar la recolección, lo que reduce el impacto de las precipitaciones en la zona

De la sequía extrema a los excesos hídricos. El campo convive con un cambio climático que no da tregua y afecta a la campaña gruesa que ingresa en su etapa final con numerosos problemas que provocan una menor calidad de los cultivos.

Las precipitaciones de los últimos días, que en algunos distritos superaron los 250 milímetros, si bien benefician a los suelos que se están preparando para la próxima siembra de cultivos de invierno, por otro lado significan un freno importante para la cosecha de soja y también complica la de maíz.

Esteban Copati, Jefe de Estimaciones Agrícolas de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, comentó en diálogo con Infobae que las abundantes precipitaciones se están registrando en amplios sectores del NEA, Buenos y Santa Fe, este de Córdoba y Entre Ríos. Estas lluvias se suman a las registradas en las últimas semanas que continúan brindando una humedad ambiental que recarga los perfiles de los suelos para la campaña fina, pero está perjudicando el avance de cosecha de soja y maíz.

En el caso de la soja, precisó Copati, la predominancia de ambientes húmedos que se están observando está afectando la caída del área que aún está para cosechar y pone en riesgo el abandono de una importante superficie porque hay lotes de segunda que son los de bajo potencial de rendimiento por los efectos de la sequía y lo que podría provocar importantes pérdidas de calidad principalmente en el núcleo sur, oeste y centro de Buenos Aires, norte de Santa Fe, Entre Ríos y algunos sectores de Córdoba.

La soja atraviesa una cosecha complicada por las precipitaciones. Hay caída de rendimientos y la estimación de producción final podría sufrir otro ajuste a la baja

Si bien hasta el momento no se brindaron mayores precisiones y habrá que aguardar el jueves la publicación semanal de la bolsa porteña sobre el estado de los cultivos, actualmente la soja presenta en muchas zonas del país problemas de brotado complicando la calidad de la oleaginosa y también existen lotes con grano en mal estado, y esta situación podría derivar en una baja de la proyección de cosecha de la Bolsa de Buenos Aires, que hasta el momento es de 38 millones de toneladas.

Para Copati, el avance de cosecha de maíz superaba el 30% hace siete días atrás, “el cereal tiene la característica que se puede mantener en pie durante un tiempo prolongado, con lo cual el impacto de las lluvias no sería tan importante como lo es en soja. De todas formas hay que aguardar que se retomen las tareas de cosecha una vez que finalice este frente de tormenta que se extendería por unos días más, y ver como estos ambientes húmedos están afectando la calidad de cultivos y a los lotes que llegarán a cosecha”, expresó el especialista de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

Fuente: Las precipitaciones retrasan la cosecha de soja y afectan su calidad