Fuente: La Razón, Bolivia, 28 de diciembre de 2017