La ONU establece elementos de genocidio intencional contra rohinyás en Birmania. Asimismo, considera que los responsables de las Fuerzas Armadas deben ser investigados y juzgados por un tribunal internacional.
FUENTE