El Jefe de Gobierno porteño buscó enfriar el conflicto entre los radicales y Carrió, aunque dijo que esta vez sus declaraciones fueron “picantes”.
FUENTE