Los emprendedores arrancan su negocio y tardan años en lograr beneficios. Entretanto, van aumentando facturación. Desde el Gobierno se quería tasar esos ingresos para costear las pensiones, lo que implicaría que sin ganar un euro ya enfrenten fuertes tributaciones.

El sector lo ve un despropósito y llama a redefinir la llamada ‘tasa Google’, según quedó patente en un encuentro de la XXXIV Reunión del Cercle d’Economia que versó sobre el paso de start-up a empresa.

Mar Alarcón, fundadora y CEO de SocialCar, tildó la posibilidad de “escandalosa”. “Si tenemos un problema con las pensiones arréglalo, pero no con la economía digital”, dijo. “Es una situación injusta y desadecuada”, que se da mientras se permite que en Europa “haya dumping fiscal entre países”, incidió Estanis Martín de Nicolás, CEO de Schibsted Spain.

Alarcón acepta que los estados vayan adaptándose a los cambios en la economía con nuevas figuras tributarias, pero da la sensación de que “todo va a tributar”, por lo que pidió regular a favor de la nueva industria.

Un reto más

El cambio en el panorama fiscal sería otro reto más. Las start-ups ya enfrentan problemáticas como la captación de capital en grandes rondas. Alarcón habló de cierto “miedo” inversor. Captar el primer millón resulta relativamente fácil. Luego vienen las rondas de entre 1 y 10 millones, que presentan algo más de dificultad. Y más allá de los diez millones la cosa es muy complicada.

El CEO de Meridia Capital, Xavier Faus, que moderó la mesa, planteó la contradicción de que el inversor local vea más fácil invertir en fondos de fondos que ponen dinero en Silicon Valley que no directamente en las firmas que tiene a su alrededor. “Falta inversor local”, apuntó Alarcón.

Hacer bien el trabajo

Además, hay que hacer bien el trabajo. Nacer no implica éxito. Aunque “se está en el buen camino”, “que empresas y talento no se confíen, no va a haber dinero que vaya a regar a todos”, opinaba Maurici Lucena, director de regulación prudencial y public policy en Banco Sabadell, que también llamó a reorientar las políticas públicas para mejorar su rendimiento.

Sin abandonar ese binomio, “el capital es muy importante, pero el talento es fundamental. Hace falta una reforma muy importante en el talento”, exponía Josep Lluís Sanfeliu, de Asabys

Partners. Asimismo, planteó la necesidad de destinar más dinero a la innovación. “Estamos abocados a la innovación, necesita más recursos”, planteaba.

En esa línea, Martín tampoco cree que la financiación sea el mayor problema. “Para los buenos proyectos siempre hay dinero. Hay otros temas que dificultan más el emprendimiento que la financiación”, dijo. Mencionó la necesidad de dar mayores facilidades a la hora montar empresas, que no sea tan problemático.


FUENTE