Después de recibir a más de 18.300 visitantes durante tres días de intensa actividad en los salones de Fira de Barcelona, ayer el Salón Internacional de la Logística (SIL) cerró sus puertas. Un año más, y ya van 20 ediciones, las empresas líderes de este sector se reunieron en la ciudad para ofrecer sus productos.

Esta vez se presentaron un total de 140 novedades mundiales. Algunas de ellas fueron a cargo de jóvenes firmas como Scoobic, que presentó un vehículo de reparto de mercancías en ciudades que además de ser 100% eléctrico incorpora un filtro que recoge las partículas contaminantes. Recogió el premio a la mejor innovación. Es un ejemplo del cambio de rumbo que dio el salón el año pasado y que en esta edición se ha confirmado. La feria ahora se centra más en la innovación, la digitalización y la industria 4.0. Por segunda vez, de forma paralela se ha realizado el eDelivery, dedicado exclusivamente al comercio electrónico, que ha conseguido más de 4.000 visitantes y ha entregado la condecoración a la mejor empresa emergente a Elioport por su flota de robots capaz de repartir mercancías sin intervención humana.

“Hemos celebrado el vigésimo aniversario con muy buena nota”, dijo ayer el delegado del Estado en el Consorci de la Zona Franca de Barcelona (CZFB), Jordi Cornet. “Hemos conseguido la participación de 650 empresas, con un 40% de internacionalidad, y un 10% más de visitantes profesionales”, argumentó el responsable de la institución organizadora del certamen.

Durante el salón también se ha desarrollado el congreso internacional de Agentes Profesionales de Aduanas, que ha llegado a Europa por primera vez. La próxima edición del SIL ya tiene fecha: del 25 al 27 de junio de 2019.


FUENTE