El presidente de Petrobras, Pedro Parente, presentó este viernes su dimisión, días después de que llegara a su fin la huelga de camioneros que paralizó Brasil para protestar contra los elevados precios del combustible.

La compañía informó en un comunicado de que el nombramiento de un nuevo presidente interino será analizado por el Consejo de Administración de la compañía, aunque precisó que el resto de miembros de la dirección ejecutiva no será alterado.

Parente fue el centro de las críticas por la política de precios instaurada en la estatal, puesta en duda por el paro camionero que dejó al país al borde del colapso.





La protesta de los camioneros comenzó por los continuos y fuertes aumentos del precio del combustible, que el Gobierno finalmente acordó reducir y congelar hasta fin de año, mediante subsidios que le costarán al Estado unos 9.500 millones de reales (2.540 millones de dólares).

Petrobras colaboró con esa reducción de precios al bajar el 10 % del valor que recibe por el diésel durante treinta días, lo cual puso en duda tanto la independencia de la empresa como su firmeza en la defensa de su política de precios.

La política de la estatal fue cuestionada tanto por los camioneros como por los trabajadores petroleros, que ayer acabaron una huelga iniciada el miércoles para pedir la reducción del precio de los combustibles y solicitar la dimisión de Parente.

Parente asumió la presidencia de Petrobras el 1 de junio de 2016, en sustitución de Aldemir Bendine.

Meses después de su llegada al poder, la compañía comenzó a ajustar los precios del combustible diariamente, en base a la oscilación internacional, lo que ha provocado una escalada del diésel en los últimos meses debido a las turbulencias externas y a la fuerte devaluación del real.

La empresa comenzó a salir a finales del año pasado de una profunda crisis, provocada tanto por recurrentes turbulencias en el mercado internacional, como por los escándalos de corrupción, que fueron descubiertos en su seno desde 2014 y que el Gobierno ha atribuido su recuperación a la gestión de Parente,





No obstante, los fuertes aumentos del precio del combustible, que provocaron la huelga de los camioneros, pusieron en duda su permanencia al frente de la estatal.

El paro camionero comenzó el pasado 21 de mayo y fue cediendo gradualmente desde el último domingo, cuando el Gobierno alcanzó un nuevo acuerdo con los sindicatos para reducir los precios del diésel.






FUENTE