EFE

  • Lo eleva al 2,7 % en 2018 y al 1,8 % en 2019.
  • Por encima de las metas marcadas por el Gobierno de Rajoy. 
  • La ministra afirma que los anteriores objetivos “no eran realistas”.

Calviño

El Gobierno español elevará el objetivo de déficit hasta el 2,7 % del PIB en 2018 y al 1,8 % en 2019, en ambos casos cinco décimas por encima de las metas fijadas por el Ejecutivo anterior, informó la ministra de Economía, Nadia Calviño.

En rueda de prensa en Bruselas, Calviño indicó que los análisis que ha hecho el nuevo gabinete revelan que la senda anterior, que fijaba un objetivo del 2,2 % este año y un 1,3 % el próximo, “no es realista” y que, de “no tomar medidas adicionales”, el desvío presupuestario se habría ido al 2,7 por ciento en 2018 y al 2,2 % en 2019.

Agregó que, de “empeñarse” en mantener los objetivos de sus predecesores, el Gobierno estaría “obligado a hacer ajustes de gran magnitud” que serían “tremendamente perjudiciales” para la recuperación económica.
El año próximo, puntualizó, se podrían perder “entre cuatro y cinco décimas” de crecimiento y “sufriría” la creación de empleo.

La titular de Economía dijo que hoy expuso esta situación al comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, en una reunión “extremadamente constructiva” en la que le transmitió que la revisión en la senda de déficit “permite mantener los compromisos de estabilidad presupuestaria” en un “escenario realista” y “atender a la necesidad de crear empleo”.

Sobre la respuesta del comisario, Calviño señaló que la opinión del Ejecutivo comunitario llegará cuando se presente el borrador de presupuesto para 2019 en otoño.

A partir de esta nueva senda, explicó, el Gobierno avanzará en la preparación del techo de gasto para 2019 y, tras consultar al Consejo de Política Fiscal y Financiera, preparará los presupuestos para el año próximo.

Défict excesivo

Sobre el esfuerzo estructural -sin tener en cuenta el ciclo económico- que le exige la Comisión para 2019, que es del 0,65 % del PIB, la ministra manifestó que el Gobierno prevé beneficiarse de la flexibilidad que permiten las normas europeas y hacer en ese ejercicio un ajuste del 0,4 %, unos 4.500 millones de euros.

A su juicio, esta es una aproximación “cauta” y “prudente”.

Recordó que España prevé salir el año próximo del brazo correctivo del procedimiento por déficit excesivo y pasar al preventivo, que pone el foco en el déficit estructural, y señaló que las normas europeas dejan un margen de flexibilidad que permite desviarse del objetivo de ajuste estructural en un máximo del 0,5 % en dos años.

Acerca de cómo se conseguirá el ajuste en 2019, si con medidas de recorte del gasto o aumento de los ingresos, la titular de Economía remitió para los “detalles” al Ministerio de Hacienda que se encarga de la elaboración del proyecto de Presupuestos Generales del Estado.


FUENTE