En la primera reunión del Pacto de Toledo tras el cambio de Gobierno, este martes los partidos se han puesto de acuerdo para situar el IPC como elemento “medular” en la revalorización de las pensiones, aunque se mantienen las discrepancias sobre su blindaje para todas las prestaciones en épocas de crisis.

Al final del encuentro, los miembros del Pacto de Toledo han reconocido que se han producido avances y han mostrado su disposición a tratar de cerrar la próxima semana un texto consensuado acerca de la polémica recomendación de la comisión sobre cómo actualizar las pensiones.

El acuerdo queda pendiente de cerrarse

PP, Ciudadanos, PDeCATy PNV apoyan un texto -que han acordado “redondear” según la portavoz del PSOE, Mercè Perea- donde se establece que, “dentro del marco del diálogo social”, además de los precios, se “podría incorporar otras variables como la evolución del PIB y/o los salarios y las cotizaciones a la Seguridad Social, con el objetivo de adaptar su aplicación al ciclo económico, protegiendo a las pensiones más bajas en tiempos de recesión y facilitando mejoras del conjunto de los pensionistas en los momentos de crecimiento económico”.

Podemos y los socialistas continúan insistiendo en aplicar el IPC, sea cual sea la situación económica, para evitar “confrontaciones” entre pensionistas. Sin embargo, la portavoz del PSOE ha asegurado que “hay ganas de cerrar” un acuerdo sobre la mencionada recomendación dos. “Hemos de acabar de ajustarlo, hay algunos flecos donde no todos estamos cómodos”.

PDeCAT propone asegurar el poder de compra subiendo las prestaciones por encima de los precios cuando la economía crece

El portavoz del PDeCAT, Carles Campuzano, ha defendido buscar el consenso compensando la subida por debajo del IPC para las pensiones más altas en tiempos de crisis con incrementos por encima de la inflación, cuando la economía esté creciendo. “Sería una forma de garantizar a los pensionistas que a lo largo de su vida no van a perder poder adquisitivo”.


FUENTE