Se dijo una y mil veces: la única certeza del ser humano es la muerte. No por sabida esta verdad universal es menos dolorosa cuando llega, sobre todo cuando se da en forma prematura. Es el caso del golfista australiano Jarrod Lyle, quien murió este jueves a los 36 años tras haber peleado durante casi dos décadas contra un cáncer.

Lyle había sido diagnosticado con un tipo leucemia LMA (leucemia mieloide aguda) a los 17 años. Desde entonces nunca dejó de dar batalla. Incluso, se recuperó de una fuerte recaída en 2012 y volvió al circuito.

Hace un mes y visiblemente agotado, el golfista fue internado de urgencia en un hospital después de que la enfermedad volviera a golpear con fuerza por tercera vez en su vida.

En los últimos tiempos se había sometido a varias operaciones, pero al no sentir mejorías decidió dejar de recibir el tratamiento y comenzó con una terapia de cuidados paliativos.

El último mensaje en la cuenta de Instagram del golfista Jarrod Lyle.

El último mensaje en la cuenta de Instagram del golfista Jarrod Lyle.

Esta será la última publicación en la página de Jarrod. Hoy hemos comenzado los cuidados paliativos porque su cuerpo ya no puede luchar. Lo llevaremos más cerca de casa para estar cerca de sus hijas. Él ha hecho una pelea valiente y está rodeado de amor #fuckcancer“, había escrito su pareja, Briony, en la cuenta de Instagram del golfista.

Lyle hubiese cumplido 37 años el próximo 21 de agosto y, ya alejado de la competencia, decidió compartir los últimos momentos de vida más cerca de su esposa y sus dos hijas Lusi y Jemma, de 6 y 2 años.

Una imagen conmovedora de Jarrod Lyle. (@claudeharmonIII)

Una imagen conmovedora de Jarrod Lyle. (@claudeharmonIII)

Al enterarse de la decisión, sus pares se hicieron eco de la dolorosa situación. Al terminar el torneo WGC-Bridgestone Invitational el pasado domingo los jugadores utilizaron un lazo amarillo en sus gorras en honor a Lyle.

Según calificó la Sociedad Americana Contra El Cáncer, la LMA, enfermedad que mató a Lyle, puede progresar rápidamente y si no se la trata probablemente termine siendo fatal en pocos meses.

El término “mieloide” se refiere al tipo de célula del que se origina y en la mayoría de los casos son de células que se convertirían en glóbulos blancos pero no en linfocitos. A veces se desarrollan en otros tipos de células formadoras de la sangre y se inicia en la médula ósea.

Tiger Woods con la cintita amarilla en la gorra en honor a Jarrod Lyle en el Bridgeston Invitational. (@TigerWoods)

Tiger Woods con la cintita amarilla en la gorra en honor a Jarrod Lyle en el Bridgeston Invitational. (@TigerWoods)

El australiano participó en 121 torneos del circuito mundial del golf (PGA) durante toda su carrera. Se coronó campeón en el Open de México o el de Knoxville, ambos en 2008. Y pese a convivir con la enfermedad nuevamente a partir de 2012, nunca dejó la actividad, acompañado de su ídolo y compatriota Robert Allenby (47).

Ante su muerte el mundo del golf mandó mensajes de condolencia vía Twitter y el propio Allenby escribió un sentido texto titulado “Mi héroe“, en el que cuenta cómo se conocieron y da detalles de la relación entrañable que los unía.

“Lo amo como a un hermano y me considero afortunado de haberlo tenido en mi vida por tanto tiempo.  Es un tipo superior y una inspiración para millones, amado y admirado en todo el mundo. Él es, y siempre será, mi héroe“, relató el golfista.

Otros que de los que manifestaron su dolor fueron el sudafricano Ernie Els, el británico Tommy Fletwood y los estadounidenses Justin Thomas y Tripp Isenhour.

“Estamos muy tristes por el fallecimiento de Jarrod Lyle. El peleó una gran batalla y siempre será recordado por su valor, fuerza, perseverancia y por toda la luz que el trajo a todas nuestras vidas. El mundo perdió a un gran hombre”, publicó el sudafricano Ernie Els en su Twitter.

“Durante 20 años luchó contra esta enfermedad como nadie podría. ¡Gracias por tocarnos a todos de muchas maneras maravillosas! RIP a un campeón de lo humano”, escribió su amigo Isenhour.

Fuente: agencias.


FUENTE