A pesar del cuarto intermedio de casi 10 horas, el clima caliente no cesó en la Cámara de Diputados, que retomó la sesión para debatir la reforma tributaria. Antes de comenzar con el tratamiento de la norma, Nicolás Massot pidió la palabra para una cuestión de privilegio contra Juan Cabandié, Agustín Rossi y Horacio Pietragalla, quienes habían vinculado a la familia del diputado del PRO con la última dictadura militar.

“Diputado Cabandié, la verdad es que las consideraciones de ayer, independientemente que las he escuchado de muchos que reciben los machetes esos que les dan para que lean, no las hubiera esperado. De usted hay cuenta de numerosos encuentros que hemos tenido con usted y otros colegas inclusive en su casa, muy ameno, en donde encontramos o yo encontré una persona que no demostraba el nivel de prejuicios que mostró ayer. Por supuesto, no queda más que dos opciones: o ha habido mala fe en sus comentarios y lo entiendo producto de la circunstancia o, lo que es mucho peor, es que ha habido una utilización política de su historia”, comenzó Massot, quien remató su alocución recordando que César Milani, preso por delitos de lesa humanidad, fue jefe del Ejército del kirchnerismo nombrado por Rossi. 

“Tres bancas al lado suyo, y esto va también para el diputado Pietragalla, ambos deben sentirse muy incómodos de ser conducidos por el jefe de Milani, por quien lo designó a Milani. Antes de mirar par este lado, miren al costado. Debe ser muy difícil para ustedes pertenecer a ese bloque y que el que firmó ese decreto de designación de un genocida hoy preso sea quien tiene que conducirlos a ustedes con esas historias”, sentenció.

Asimismo, el jefe de la bancada del PRO no esquivó las referencias a su familia y sostuvo: “Estoy orgulloso y agradecido de la familia a la que pertenezco y al apellido que cargo. Espero que muchos de ustedes sientan lo mismo y que sobretodo no sea simplemente algo transitivo respecto de sus familias, sino que sientan que ustedes en sus acciones personales están honrando su apellido”.

Y concluyó, entre aplausos de Cambiemos, con un mensaje hacia Rossi: “A veces ser botón es buscar la justicia. Prefiero tener chapa de botón que de encubridor Rossi. Ustedes encubrieron un atentado en el que murieron 85 personas. Prefiero ser botón y no encubridor”. 

Ante esto, los tres diputados aludidos tomaron la palabra. El primero fue Cabandié, quien dijo estar “anodadado”  con las palabras de Massot. En consecuencia, ratificó sus dichos sobre la familia del hombre del PRO: “A nosotros no nos motiva ni el rencor ni el odio. Yo hago responsable a la familia Massot de la desaparición de mis papás. Como también la familia Massot es responsable de desaparecidos de Bahía Blanca, pero además es responsable y fue instrumento propagandístico de la dictadura. Incluso la familia Massot avaló la dictadura hasta hace poco tiempo antes de que vendiera el grupo mediático, ya en democracia. Eso no significa que yo traslade al diputado la responsabilidad de su familia”.

En este punto, el legislador del FpV se cruzó duramente con Fernando Iglesias, que lo interrumpió con el micrófono apagado: “Callate ridículo, ridículo, odioso, basura, sos un odiador serial y miserable”. Emilio Monzó, presidente del cuerpo, debió pedirle a Iglesias que deje seguir.

En el final, Cabandié ratificó lo que había contado Massot sobre un encuentro en su casa y argumentó: “Si me corriera el rencor y el odio no hubiese entrado a mi casa. Y lo volvería a hacer y está invitado nuevamente. Incluso la primera vez que vino para romper el hielo me preguntó dónde había nacido. Y le dije que en la ESMA. De colorado pasó a bordo porque se dio cuenta que había hecho una pregunta impertinente. Pero no me importa, yo lo trato con mucho respeto, estamos en una discusión política”.

“Repito, la familia del diputado Massot es responsable de la desaparición de mis padres y de 30 mil. Ahora, no se lo traslado al diputado. Me parece que es desacertado la intervención del diputado pero lo respeto y está invitado a mi casa cuando quiera volver a repetir, no tengo ningún problema. Así como hablo con otros diputados, porque no nos corre ni el rencor ni el odio.”, concluyó.

Luego fue el turno de Horacio Pietragella, quien esbozó el discurso más duro. Al igual que Cabandié, reiteró que el tío de Massot “entregó a dos sindicalistas que trabajaban en su diario La Nueva Provincia, dos militantes políticos que defendían a los trabajadores” y que “era propagandista de esa dictadura a través de su medio porque encubría los operativos de las Fuerzas Armadas como enfrentamientos”.

Pietragella también fue interrumpido por diputados de Cambiemos con gritos. Así fue que se cruzó con Silvia Lospennato, a quien le apuntó: “A mi no me corres, te respondo lo que quieras. A mi viejo me lo entregaron en una caja de zapatos como los que tenes vos. Los huesitos me entregaron. Así que a mi no me vengas a correr y yo no voy a defender a ningún genocida”.

Lo mismo sucedió con Eduardo Amadeo: “Cerra la boca Amadeo, cerra la boca. Sé respetuoso, te estas metiendo en un lugar muy sensible porque mis abuelos se murieron golpeando puertas con políticos como ustedes y nadie les daba la respuesta. No me llegaron a conocer, estuvieron 30 años buscandome y los políticos de esos momentos muy pocos hicieron algo para ayudarme”.

Y cerró: “A mi nadie me va a sacar la imagen de Néstor bajando ese cuadro de ese genocida, hijo de mil puta, repudiable, como Rafael Videla, de la escuela del Ejército. Desenmascaramos a la sociedad civil. Hoy la sociedad sabe quién es el tío del señor (por Massot)”.

El último orador fue Agustín Rossi, quien hizo más referencia a lo sucedido el jueves y a la denuncia que Cambiemos hizo en contra del FpV, acusándolos de no dejar sesionar cuando ya estaba el quórum: “Me pareció una botoneada la denuncia. Lo que hicieron nuestros diputados el jueves pasado fue evitar que siguiera adelante una sesión fue evitar que se llevara adelante una sesión irregular.  Las apreciaciones de la diputada Lospennato muestran lo botona que es. Yo no tengo que ir a la Justicia a explicar, vengo a debatir aquí”.

“Todas las consideraciones mías son políticas. A mi me parece una verdad de perogrullo que Massot está orgulloso de su familia. Yo estoy de la mía. Y seguramente el peor delincuente también estará de la suya. Y quizás el peor delincuente será el padre. No me parece un argumento político. Yo no usé ese argumento cuando Massot nos insultó a todos políticamente en la reunión de la comisión. Y entendía la situación, casi provocativamente. Pero nosotros vinimos acá a discutir de política. Lo que nos tiene harto es este ejercicio de que lo que no consiguen acá lo quieren conseguir en la justicia”, completó el jefe de la bancada kirchnerista.

Fuente: Continúa el debate caliente en Diputados: Nicolás Massot se cruzó con legisladores del Frente para la Victoria