El hospital regional se reforzó con más enfermeros y personal médico

Enviado especial- Comodoro Rivadavia está acostumbrada a los grandes movimientos, al flujo de gente; a la producción petrolera que tracciona su economía, a los camiones de carga que congestionan sus calles; a las maratones y las carreras de autos. Cuenta con uno de los aeropuertos con más actividad de la Patagonia (Aerolíneas Argentinas mantiene al menos seis vuelos diarios desde Buenos Aires). Tiene un clima que sus habitantes califican de hostil por las bajas temperaturas y los intensos vientos. Y, lamentablemente, un largo historial en tragedias.

Miriam Monasterolo, la directora del hospital zonal, los recuerda a casi todos. Repasa cómo en agosto de 2011 un avión de la empresa LADE se cayó en Río Negro dejando más de 15 muertos, varios de ellos comodorenses. También cómo un fuerte temporal afectó a la ciudad en marzo de este año; o cuando en 2007 murió un piloto del TC, el incendio de un buque ruso en sus costas o el de un local de Casa Tía. Ruega que el submarino extraviado ARA San Juan no engrose esa lista.

Monasterolo recibe a Infobae en su despacho de la Dirección del Área Programática Sur, ubicado a 15 cuadras del puerto, cerca de la costanera, para contar cómo encara el operativo sanitario desplegado por la desaparición de la embarcación. “Instruimos a los integrantes del equipo de Salud Mental a que piensen en la primera –eventual- intervención: contener a sus tripulantes y a los familiares que se tienen que desplazar. Es todo un combo”, explicó.

Miriam Monasterolo, directora del hospital regional

El hospital declaró en las últimas horas la emergencia, una alerta roja. “En el protocolo definimos que si llegamos a ser centro de evacuación, el servicio de guardia se deriva a las clínicas privadas. Acondicionamos salas de clínica y de cirugía como salas de cuidados intensivos, adecuamos nuestra sala de terapia especial, que tiene ocho camas, para poder recepcionar tres más. Reforzamos con enfermeros y médicos, para que llegado el momento se pueda definir con celeridad los pacientes que ingresan con verde, amarillo y rojo”, detalló.

Pese a la previsión oficial, si los 44 tripulantes necesitaran atención, el centro de salud no daría abasto: será necesario derivar a nueve de ellos porque las camas no alcanzan. “Si las noticias no son buenas, lo primero que hay que hacer es contener a las familias, al personal involucrado, a todos los actores; nos pasó cuando se cayó el avión de LADE. La mayoría de las familias eran de de Comodoro que habían viajado a un evento en Córdoba. Teníamos a los familiares y a los sobrevivientes en el aeropuerto, y hubo que intervenir rápidamente para contener la crisis, pero después cuando hay sobrevivientes lo primero que hay que atender es la alerta sanitaria”, afirmó a este medio la directora del hospital.

Monasterolo reveló que desde las Fuerzas Armadas le pidieron todo el oxígeno disponible

Reveló, además, el breve contacto que mantuvo con la delegación local de las Fuerzas Armadas. “Nos pidieron la provisión de tubos de oxígeno de bajo peso para la cabina de rescate (la unidad partió el martes en el buque Skandi Patagonia); también máscaras y alcohol en gel. Nosotros no teníamos esa cantidad de tubos, tampoco los bomberos, pero los conseguimos e hicimos la entrega el lunes al mediodía. La armada local no nos dio precisiones de la intervención en salud, tampoco nos dijo si los norteamericanos tienen su propio equipo sanitario”.

En paralelo con la previsión sanitaria por parte de las autoridades, el operativo de rescate del ARA San Juan se concentra en el puerto de Comodoro Rivadavia. Allí llega toda la maquinaria que arriba al país en aviones de las fuerzas armadas de diversos países como, entre otros, España, Uruguay, Estados Unidos y Gran Bretaña. Situación particular con este último país: esta ciudad de la Patagonia funcionó como centro de logística durante la guerra de Malvinas. “Es muy fuerte ver un avión de la Royal Air Force en el aeropuerto de Comodoro, es la primera vez“, recordó un empresario local a este medio.

Miriam Monasterolo también suma este conflicto bélico al listado: “El único precedente de despliegue, no tanto a nivel internacional, pero sí de movilización, equipamiento, es la guerra de Malvinas. Nosotros fuimos centro de operación, con aviones, camiones. Nuestras empresas en el parque industrial acogían a los soldados; en el hospital local pasaron cerca de 800 soldados”.

Monasterolo recibió a Infobae en su despacho de la Dirección del Área Programática Sur (fotos Walter Calderón)

Fuente: Cómo se prepara el Hospital de Comodoro Rivadavia para el operativo rescate de los tripulantes del ARA San Juan