Cirsa Gaming Corporation anunció ayer que en el primer trimestre del 2018 obtuvo un beneficio operativo de 106,8 millones de euros, un 0,7% más que el mismo periodo en el 2017. La mejora se ha producido pese al impacto desfavorable de 16,1 millones de euros, consecuencia de la devaluación contra el euro del conjunto de las divisas latinoamericanas, según explicó en un comunicado el grupo de juego y ocio.

Los ingresos de explotación se situaron en 423,5 millones, ligeramente por debajo de los 424,2 millones declarados en el primer trimestre del 2017, aunque, según la empresa, están en línea de los objetivos del plan estratégico. Cirsa matizó, además, que los ingresos crecen en todos los países, medidos en moneda local, lo que permitió mitigar en parte el efecto de la depreciación de las divisas.

El acuerdo definitivo podría producirse a finales de julio o en septiembre

Son unos de los últimos resultados que presenta Cirsa antes de que se formalice el cambio de propiedad, con el desembarco del fondo estadounidense Blackstone, que está ultimando los últimos detalles para la adquisición de la participación del fundador Manuel Lao. Las previsiones que manejan las partes es que el acuerdo definitivo podría firmarse a finales de julio o bien a principios de septiembre. El grupo español ha sido valorado en 2.600 millones, y se prevé la continuidad de Joaquim Agut como consejero delegado asumiendo, además, las funciones de presidente. Manuel Lao conservará, por su parte, la actividad de Cirsa en Argentina y los negocios inmobiliarios y hoteleros que no están incluidos en la empresa de juego.

Respecto a la actividad en el primer trimestre, Cirsa destacó que la incorporación de 23 nuevos casinos en Perú, Panamá, Colombia y Costa Rica han contribuido a compensar la devaluación de las divisas y la mayor presión fiscal, en especial en Argentina. Otro dato relevante ha sido el crecimiento de los ingresos por máquinas recreativas en España, impulsado por el nuevo modelo desarrollado por su filial Unidesa.


FUENTE