Según las cifras del Instituto Nacional del Cáncer,  en la Argentina se diagnostican por año 100 mil nuevos casos de cáncer. Con medidas de concientización social las muertes se pueden prevenir . (Getty)

Cada año en Argentina se diagnostican 100 mil nuevos casos de cáncer y mueren 70 mil personas como consecuencia de esta enfermedad. En un diálogo abierto y profundo con Infobae, la doctora Julia Ismael (MN 94807), coordinadora del Instituto Nacional del Cáncer,  que depende del Ministerio de Salud de la Nación, explicó la temática cáncer en la Argentina desde la base, hasta la interpretación e impacto de las cifras actuales. Cinco preguntas que valen la pena conocer para dimensionar el caso argentino.

1-  ¿Qué es el cáncer?

Julia Ismael: -El término “cáncer” designa a un amplio grupo de enfermedades que comienzan en las células, componentes básicos del organismo. Para entender por qué se produce esta patología es necesario referirse a lo que sucede cuando las células normales se hacen cancerosas.

El cuerpo está compuesto por muchos tipos de células. Normalmente, las células crecen y se dividen para producir nuevas que son indispensables para mantener sano el organismo. Algunas veces este proceso ordenado se descontrola. Nuevas células se siguen formando cuando el cuerpo no las necesita y otras viejas no mueren, cuando deberían morir, formando una masa de tejido que se denomina tumor. Es importante aclarar que los tumores pueden ser benignos o malignos y sólo estos últimos son cancerosos.

Los tumores benignos generalmente se pueden extirpar y en la mayoría de los casos no reaparecen. Los tumores malignos son cancerosos.

Dado que sus células tienen anomalías, se dividen sin control y sin orden, pueden invadir y destruir el tejido a su alrededor, entrar al torrente sanguíneo o al sistema linfático y diseminarse a otros órganos (ese proceso se llama metástasis).

2- ¿Cuántos diagnósticos nuevos y cuántas muertes hay en la Argentina por el cáncer?

Julia Ismael: -Actualmente, en la Argentina se diagnostican aproximadamente 100 mil nuevos casos de cáncer por año. Y se producen 70 mil muertes anuales como consecuencia de esta enfermedad. El impacto se expresa, además, como muertes prematuras, pues el cáncer ocupa el primer lugar en las mujeres y el segundo en varones,  como causa de años de vida prematuramente perdidos.

Los tumores malignos producen también una carga sustancial en términos de discapacidad, sufrimiento y gasto de recursos del sistema de salud. El cáncer es un grupo de enfermedades complejas que responden a diferentes causas y tienen diferentes tratamientos y pronósticos. Esto plantea un problema de salud complejo cuyo abordaje debe ser integral y continuo, ya que implica acciones que van desde la prevención primaria y promoción de la salud hasta la rehabilitación y cuidados paliativos, pasando por la detección, el diagnóstico y tratamiento.

Estas diferentes etapas, identifican ventanas de oportunidad para el control de la enfermedad. La evidencia científica sugiere que alrededor del 40% de los tumores puede evitarse si se controlan ciertos factores de riesgo como el consumo de tabaco, alcohol, estilos de vida como el sedentarismo, los hábitos alimentarios que determinan el sobrepeso, así también como a través de la prevención de infecciones, como la del VPH y la de hepatitis B y C.

3 – ¿Cuáles son los 5 tipos de cáncer más comunes en Argentina? ¿Hay diferencias de incidencia según las diferentes regiones de nuestro país?

Julia Ismael: -Los tumores de mayor incidencia en nuestro país son cáncer de mama, colon, pulmón, próstata y cérvico-uterino. Existen diferencias de incidencia a través de las diferentes provincias y regiones de Argentina. Y la distribución desigual en mortalidad a lo largo de nuestro país se explica debido al elevado número de diagnóstico tardío de la enfermedad, en el cual las posibilidades de curación disminuyen notablemente.

El cáncer de mama encabeza el podio de los cánceres más frecuentes en la Argentina. (iStock)

Por ejemplo, en el caso del cáncer cervico-uterino, que es causado por la infección del Virus de Papiloma Humano (VPH), a pesar de que existen métodos de prevención altamente efectivos en Argentina, es el segundo cáncer más diagnosticado en mujeres entre 35 y 64 años. Cada año, se diagnostican alrededor de 5 mil casos nuevos y mueren 1800 mujeres por esta enfermedad.

Las cifras tan altas de cáncer cervico-uterino obligaron a incorporar la vacuna contra el HPV en el calendario de vacunación obligatorio. Para mujeres y hombres a partir de los 13 años. (Getty Images)

La distribución de la mortalidad al interior de las diferentes jurisdicciones de nuestro país expresa una situación de desigualdad, relacionado esencialmente a la pobreza y al bajo nivel de instrucción, existiendo provincias que poseen una tasa de mortalidad que duplica la tasa nacional, y que es 4 veces mayor que, la de aquellas provincias que se encuentran en una mejor situación.

Es así que la mortalidad por cáncer de cuello uterino es mayor en provincias del NEA, NOA y distritos de menores recursos de la provincia de Buenos Aires; como así también en las regiones suburbanas de provincias como Santa Fe, Córdoba y Mendoza .

4- ¿En qué etapa se diagnostica el cáncer en nuestro país?

Julia Ismael: -En Argentina, alrededor del 30% de los tumores se diagnostican en estadios avanzados, lo que sugiere falencias para detectar tempranamente la enfermedad y barreras en el acceso a un cuidado oportuno. En cuanto al cáncer colorrectal, cuando se diagnostica, en más del 60% de los casos, la enfermedad ya se encuentra avanzada y éste es el principal factor que influye en la sobrevida.

En relación al cáncer de mama y de cuello de útero vemos una mayor mortalidad según el índice de desarrollo humano (IDH) de cada zona geográfica. Uno de los principales determinantes de esta situación es el acceso reducido a la detección servicios especialmente, entre mujeres en condiciones de vulnerabilidad. La evidencia muestra que para acceder la prueba de Papanicolau (PAP), mujeres vulnerables enfrentan barreras sociales, geográficas y culturales, así como obstáculos relacionados con el funcionamiento del sistema de salud.

Aún hoy las barreras geográficas y culturales, en el cáncer de mama influyen en el acceso a la información y a los chequeos periódicos para accionar la prevención. (Getty)

Actualmente, se está implementado la Cobertura Universal de Salud (CUS) que busca que todos los individuos, especialmente los más vulnerables, tengan acceso a los servicios de calidad que necesitan a lo largo de todo su ciclo de vida, sean de promoción, prevención, curación, rehabilitación o cuidados paliativos, sin tener que pasar por dificultades financieras para pagarlos, incluyendo la distribución de los medicamentos oncológicos esenciales.

5-¿Cuál es la estrategia de Argentina con respecto a la prevención?

Julia Ismael:- Existen 3 patologías priorizadas en las que la prevención secundaria ha demostrado mejorar la sobrevida. Ellas son el cáncer de mama, de cuello uterino y colorrectal.

La estrategia integral para la prevención del cáncer cervico-uterino desarrollada por el Ministerio de Salud de la Nación, contempla la prevención primaria a través de la vacuna contra el VPH, y la prevención secundaria con el PAP o el test de VPH.

El Programa Nacional de control del Cáncer de Mama aconseja la mamografía a partir de los 50 años hasta los 74 años, al menos cada 2 años, en mujeres asintomáticas y sin factores de riesgo. El Programa Nacional de Prevención y Detección Temprana del Cáncer Colorrectal se basa en un test sencillo en materia fecal que debe realizarse anualmente. Inicialmente se llevó adelante una prueba piloto en las provincias de Tucumán y Misiones. Actualmente se encuentra en etapa de expansión en Mendoza, Neuquén, Provincia de Buenos Aires y CABA.

SEGUÍ LEYENDO:

Cáncer de próstata: es el tipo más frecuente entre hombres argentinos mayores de 50 años

Cáncer de mama en primera persona: “La vida me quería decir algo y yo no podía hacerme la sorda”

Fuente: Cinco preguntas sobre el cáncer en la Argentina: "De las 70 mil muertes por año, muchas son evitables con un diagnóstico temprano"