Con la formación del nuevo Govern y la toma de posesión de los consellers de Quim Torra, Catalunya vuelve a la intervención económica fijada en noviembre de 2015 y que estaba contemplada en el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), el mecanismo de financiación de las autonomías sin pasar por los mercados. Se trata de un control rutinario mensual en contraposición al semanal que había impuesto Cristobal Montoro desde septiembre de 2017 y que prorrogó con el 155 en diciembre, que obligaba a justificar cada pago de la administración catalana. Ahora la Generalitat vuelve a tener la llave de la caja y el control de sus presupuestos.

Este lunes el departament de Vicepresidència ha informado de ello en un comunicado después de que ya lo apuntara en Sant Feliu de Llobregat el sábado pasado en un acto de ERC el nuevo responsable de la cartera económica catalana, Pere Aragonés, y de que lo desgranara este domingo Quim Torra en su entrevista en TV3
. “Volvemos a la normalidad, al buen funcionamiento de los servicios públicos y a reducir las cargas burocráticas derivadas del 155”, ha señalado en su llegada a la sede el nuevo titular de Economia i Hisenda.

Catalunya

Aragonés reclama que también se levante el control derivado del FLA, algo que considera “discriminatorio”

A partir de ahora, la Generalitat no tendrá que informar de cada pago que realiza de forma anticipada al Gobierno central, ni tendrá que emitir certificados que acrediten los gastos del sector público, etc. De este modo, el Tesoro dejará de pagar directamente las obligaciones económicas de la Generalitat. Así se le ha comunicado a cada departament hoy. Aragonés ha reclamado estos días que también se levante el control derivado del FLA, que considera “discriminatorio”.

Desde el PSOE, no obstante, José Luis Ábalos, ha asegurado este lunes por la mañana en Espejo Público que el control financiero se mantendría, sin especificar el tipo de controles que se llevará a cabo. Era algo recogido en el acuerdo de PP y PSOE sobre el fin del 155 del mes pasado.

En la línea de lo expresado por el secretario de Organización de Ferraz, Iceta ha señalado que el control preventivo de las cuentas debe mantenerse hasta que se constate que no hay riesgos de ilegalidad y se vuelva a un clima de normalidad, algo que ha reclamado en la rueda de prensa de este lunes. “Si se quiere abrir una nueva etapa, la mejor manera de hacerlo es afirmar el respeto por la legalidad, solo eso permitirá un diálogo fructífero”, ha apuntado el líder socialista.

Montoro, en un acto organizado por El Economista, a mediados de mayo, explicó que se pasaba al control mensual aunque cayera el 155 -así lo pactaron con el PSOE-pero que podía ser endurecido en cualquier momento en función de las acciones del Govern de Torra. Fuentes del ministerio de Hacienda rechazan ahondar en el tema en este momento de transición y se remiten a lo que apuntó el último titular de la cartera económica.

De querer endurecer el control económico, habría que hacerlo con un nuevo decreto debido a que en diciembre del año pasado decayó el aprobado a mediados de septiembre por Montoro, a dos semanas del 1-O, y el control financiero quedó adscrito al 155 aunque se había implantado previamente.


FUENTE