Primero se cayeron las operaciones con créditos. Y ahora todos esperan que la divisa toque un techo.
FUENTE