Adrián Castellote

Arthur

La llegada de Arthur al FC Barcelona ya es oficial, después de que el club catalán haya ejercido la opción de compra acordada en marzo con el Grêmio de Porto Alegre por 31 millones de euros más 9 en variables. Firma por seis temporadas y su cláusula de rescisión es de 400 millones y se convierte así en el primer fichaje del club azulgrana para la 2018/2019.

Este centrocampista, que cumplirá 22 años en agosto, es una de las mayores promesas del futbol brasileño y una  nueva apuesta de la secretaría técnica azulgrana para recuperar la esencia en una zona del campo donde las decisiones no han sido acertadas durante los últimos años.

Arthur Melo responde al perfil ideal de organizador de juego. Pese a su juventud, goza de una gran personalidad con balón, capacidad para mantener la posesión y gran visión para filtrar pases. Dota de sentido a cada acción y casi siempre elige la opción correcta. Es dinámico, con un control orientado fantástico y gran capacidad para ocupar muchos metros de campo.

Arthur ha desarrollado toda su carrera en Gremio. Luiz Felipe Scolari, entonces entrenador del club, le reclutó para el primer equipo en 2015. De inmediato se convirtió el eje de un grupo que, dos años después, alcanzó la Copa Libertadores. Fue nombrado mejor jugador de aquella final contra Lanús.

Un futbolista cotizado

Para entonces, los grandes equipos de Europa ya le habían echado el ojo. Había levantado la Copa de Brasil en 2016 y un año después se reafirmó como insustituible también para el nuevo técnico, Renato Gaúcho. Quien aún no le ha llamado es el seleccionador brasileño, Tite. Lo hará, sin duda, si cuaja en el Barcelona, un equipo que necesita a un jugador de sus características.

Por sólo unos meses no coincidirá en el Camp Nou con su gran ídolo, Andrés Iniesta. Su juego se parece más al de Xavi Hernández, que hace unos meses le definió como “un talento que puede encajar muy bien en el Barça”. Sin embargo, Xavi recordó que con eso no alcanza: “Otra cosa será el tema de su mentalidad, la capacidad de adaptación en el país, en la Liga y un club tan grande como el Barça”.


FUENTE