SPORTYOU

Antoine Griezmann

Antoine Griezmann logró ante Uruguay su tercer gol en el Mundial de Rusia. Una selección especial para él a la que en los días previos al partido ha mostrado el respeto y el cariño que siente.

Tanto es su amor por Uruguay que, tras anotar el tanto, el delantero francés no celebró el gol que redondeaba el pase para su país a las semifinales. Lo explicaba así: “En mis primeros pasos en el mundo del fútbol siempre tuve un uruguayo que me ayudó, que me enseñó lo bueno y lo malo de este deporte y de la vida. Tengo mucho respeto a Uruguay y además he jugado contra amigos”.

Griezmann es un enamorado de Uruguay, bebe regularmente mate y tiene un vínculo muy especial con su compañero en el Atlético de Madrid Diego Godín, capitán de los charrúas, que es, además, el padrino de su hija.

Un equipo fuerte y peligroso en el juego aéreo

Respecto a la actuación de Godín y de Giménez, también compañero colchonero, Griezmann resaltó que “son muy fuertes” y que sabían de antemano que “son peligrosos en el juego aéreo”.

El delantero galo ha sabido cuándo su equipo debía acelerar o frenar el ritmo del encuentro y esa ha sido una de las claves del partido: “Yo intento meter esa pausa o velocidad al juego e intento llevar el partido adonde nosotros queremos”.

Griezmann ha sido designado el Mejor Jugador del Partido y ha elogiado el juego de los charrúas puesto que considera que se le asemeja al estilo de juego de su equipo: “Es un equipo complicado. Como en el Atlético, todo el mundo defiende. Es algo positivo de ver”.

Sobre la clasificación para las semifinales, se mostró “muy feliz” aunque pide tranquilidad para el país y sus compañeros ante una hipotética final: “Aún falta un partido antes de la final, debemos estar concentrados aunque lo celebremos esta noche”.


FUENTE