Funcionarios, sindicalistas y empresarios vinculados al kirchnerismo  pasaron ayer su primera Nochebuena privados de la libertad y hoy atraviesan la Navidad en un clima que no es de festejo. Son en total 18 los detenidos relacionados al gobierno anterior que se dividen entre los penales de Ezeiza y Marcos Paz.

Entre los más famosos se encuentran los que fueron funcionarios:  el ex vicepresidente Amado Boudou; el ex secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini; el ex secretario de Transporte Ricardo Jaime, todos ellos en el Complejo Penitenciario Federal (CPF) Nº 1 de Ezeiza. A estos hay que sumarle el ex ministro de Planificación, Julio De Vido, alojado en el CPF Nº 2 de Marcos Paz y Héctor Timerman, ex Canciller, con prisión domiciliaria. 

Complejo Penitenciario de Ezeiza

En una segunda línea, entre otros, pasan también la Navidad entre esos dos penales el dirigente Luis D’Elía y el ex líder de Quebracho Fernando Esteche, el empresario Lázaro Báez, y el ex sindicalista Juan Pablo “Pata” Medina, jefe de la UOCRA durante los últimos 30 años.

En Ezeiza también se encuentran el ex jefe del Ejército, César Milani, el primo de Néstor Kirchner, Carlos Kirchner, Jorge ‘Yussuf’ Khalil, referente de la comunidad iraní en el país preso acusado por encubrir el atentado de la AMIA a través del Memorándum con Irán, José María Nuñez Carmona, testaferro de Boudou, Jorge Chueco, abogado de Lázaro Báez, y Daniel Pérez Gadín, contador del empresario patagónico.

Por su parte, en Marcos Paz junto a De Vido, están su cuñado, Claudio Minnicelli, Roberto Baratta, ex subsecretario de Control del Ministerio de Planificación; y Víctor Manzanares, contador de la familia Kirchner.

Normalmente en las unidades las puertas para que ingresen familiares y visitas para los internos se abren a las 7:30 de la mañana. Pueden recibir un máximo de siete allegados por día, pero a diferencia del resto del año que pueden permanecer hasta las 14, durante las fiestas ese horario se extiende hasta las 18.

Penal de Marcos Paz

Luego de esa hora sigue es el recuento de los internos. Por lo general los presos permanecen en los espacios comunes de los pabellones hasta las 22, que deben regresar obligadamente a las unidades individuales, hasta las 7 de la mañana del día siguiente que vuelven a abrirse las puertas. A medianoche todos recibieron la Navidad en la soledad de sus celdas.

Los presos kirchneristas que están alojados en Ezeiza, según dejaron saber las autoridades carcelarias, almorzaron con sus familiares en el Salón de Usos Múltiples (SUM) del Módulo Nº 6 del penal, mientras que los que se encuentran en Marcos Paz, lo hicieron en el Módulo Nº 5 de ese complejo.

A pesar de algunas restricciones, como alcohol y gaseosas cola, los visitantes pueden llevarle a los presos los que son considerados alimentos típicos para las fiestas: turrón, chocolates, garrapiñadas y confites. Además está la vianda que provee la empresa de comida contratada por el Ministerio de Justicia.

En Ezeiza el menú de Nochebuena fue pollo y chorizo al horno con un acompañamiento de ensalada rusa y de postre helado. En Marcos Paz, asado con chorizo, ensalada de lechuga y torta.

Este mediodía en Ezeiza se almorzó suprema a la napolitana, ensalada mixta y fruta (Ezeiza), mientras que en Marcos Paz  tocó carré de cerdo con papas al perejil, y de postre pastafrola. Hoy no se reciben visitas, la Navidad transcurre entre los espacios comunes y las celdas, recordando quizás tiempos mejores.

LEA MÁS

Julio De Vido no quiere compartir pabellón con Lázaro Báez

Fuente: Amado Boudou, Julio De Vido y Carlos Zannini y otros 15 kirchneristas pasan la Navidad en la cárcel