Una novela sobre espionaje, hackers y los vestigios del nazismo

en Politica el 28/11/2017

“El miedo te come el alma”, novela de Eduardo Sguiglia

Por Eduardo Sguiglia

Daniel, el personaje de la novela, no ha tenido una vida afortunada. Al menos, no la que imaginaba desde que era poco más que un muchacho. Pero a principios de 2011 parece que su destino puede revertirse. Para lograrlo, llega a Berlín con lo que supone es una carta ganadora. Una jugada audaz que, según sus cálculos, le permitirá cambiar su vida y enderezarla para siempre. Tiene información muy preciada sobre Eduard von der Heydt, un banquero y coleccionista que está a punto de ser homenajeado por una prestigiosa galería de arte a pesar de su pasado nazi. Un afamado magnate, elegante y de aspecto bonachón, que en su época apoyó y financió a los espías que Hitler sembró en casi todos los rincones del planeta.

Daniel puede probar el pasado de Von der Heydt. Spartaner, una red similar a Wikileaks que debe contactar en Berlín, está dispuesta a pagar por la información y divulgarla en la web. La galería de arte sabe que las acusaciones no son infundadas. Tienen poco tiempo para impedir que la verdad no salga a la luz y de este modo evitar el escándalo y las manifestaciones sociales en su contra. Contratan a Nexus, una organización dedicada a embellecer las trayectorias de las instituciones y la vida de las personas en los infinitos pliegues de internet. Nexus, entre otros servicios, ofrece concebir virtudes cívicas, altruistas y artísticas donde no las hay, o bien, ocultar o minimizar delitos, fraudes y abusos. Son asombrosamente efectivos, lo cual no implica que se apeguen a la ley. Además de tecnólogos, twitteros y hackers, utilizan mafiosos de poca monta, ex policías y prostitutas. Y en una carrera contra el reloj, la trama de la novela se desliza de la Patagonia y Buenos Aires a Berlín y Ámsterdam.

Eduardo Sguiglia

El mundo virtual es el campo de batalla de El miedo te come el alma. Un mundo en el que la verdad, como dice uno de los personajes, está pasada de moda y casi nadie se preocupa por saber si está siendo manipulado. Un espacio sin fronteras donde cualquier recurso es válido para silenciar a los soñadores, los justicieros y los oportunistas. Incluso la muerte.

Estos son, palabras más, palabras menos, los ejes centrales de la novela que Edhasa acaba de publicar y que cierra el ciclo que comenzó con Ojos Negros y Los cuerpos y las sombras. Pero no me resulta fácil contarles cómo y cuándo se me ocurrió la historia o cuál fue su disparador principal. El proceso creativo es complejo de describir. Es una mezcla milagrosa, dirían los tangueros, de lo que uno ha vivido, oído, leído o imaginado. Recuerdo, por cierto, que muchos años atrás presenciamos con dos queridos amigos, Santiago Ferreyra y su esposa Cate, un largo relato que hizo el chamán de una comunidad de los aborígenes yaqui, enclavada en el norte de México. Recuerdo que aquella noche tomamos mezcal del bueno, prendimos un cigarrito tras otro, nos reímos de cualquier cosa y también que Santiago, a quien le dedico la novela, en un momento hizo un gran esfuerzo para ponerse de pie y preguntarle al chamán cuál era el secreto que le permitía hilvanar de forma entretenida episodios reales y ficticios de la conquista española con otros de la revolución mexicana y del pasado reciente sin perderse por un instante en los meandros del camino. “Oiga, maestro, pos cómo lo hace”, lo interrogó Santi con una sonrisa. El chamán, que tenía la mitad de la cara pintarrajeada y miraba de un modo extraño, hizo silencio. Le echó un vistazo al resto de la audiencia, una veintena de personas entre yaquis y turistas, luego a la niebla que bajaba de las montañas y después se inclinó hacia adelante para clavar sus ojos carbón en los ojos de mi amigo. Levantó un índice para llevárselo a la boca y dijo: “Nunca hables de la fiera que no puedes domar”. Así de simple.

LEA MÁS

Alberto Manguel: “Tenemos que digitalizar para dar acceso a los usuarios que no pueden venir hasta la Biblioteca física”

Antes y después de internet: un libro sobre cómo las tecnologías cambiaron el formato, pero no al periodismo

__________________

Vea más notas de Cultura

Fuente: Una novela sobre espionaje, hackers y los vestigios del nazismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *