Rally de mujeres: experiencias y valores de una competición diferente

en Politica el 29/11/2017

El rally está pensado para que las mujeres puedan sentir la más pura tradición de las legendarias competiciones

Las fronteras, de a poco, se difuminan. Las barreras caen. La sociedad en su conjunto empieza a despabilarse. Algunas situaciones -actividades, oficios, deportes, contextos- alternan su naturaleza. Se abren, se ofrecen. Pierden su filiación a un género definido. Dejan de ser excepciones o sucesos singulares, se convierten en tendencias e inician procesos de aperturas culturales. Sucedió con las mujeres en el fútbol, los hombres en las artes, las ingenieras, los amos de casa. Sucedió con la conducción y los autos, en la calle y en la competición: el rally es el caso modelo.

Hace cuatro años que se celebra el Trophée Roses des Andes, el primer y único rally exclusivamente dirigido al sexo femenino. En abril de 2018 se realizará la quinta edición de una carrera que respeta la tradición de los rally-raids africanos y sudamericanos. Emula la esencia del Dakar, el rally más exigente y popular del mundo, una carrera anual que nació en 1978, que conectaba una capital europea con la capital senegalesa y que desde 2009 se desarrolla en Sudamérica. El espíritu es el mismo: la búsqueda de aventura, adrenalina y escape.

Ellas definieron la prueba como la misma “libertad“. “Es bastante hipnotizador”, declaran. “No sabemos a dónde vamos ni lo que vamos a ver, pero vamos sin hacernos preguntas. Nos lanzamos”, definen. Y repiten el concepto de magia para explicar sentimientos y sensaciones de un recorrido cultural, personal y casi filosófico. Promueve valores de compañerismo, ecología, comunidad, solidaridad y superación. Su identidad es diferente: carece de competitividad y recupera fraternidad.

La orientación es el principal talento que deben tener las participantes. La velocidad es un valor menor en el rally de mujeres

Porque la clasificación está basada únicamente en la orientación y en las travesías por las dunas. No hay noción ni interés de velocidad. El objetivo es concluir la etapa diaria recorriendo el mínimo de kilómetros y respetando los diferentes puntos de control. Solo llevan un road book, un mapa y una brújula. Los desafíos son múltiples: aprender a manejar un vehículo todoterreno, saber orientarse, rescatar la unidad de los obstáculos del camino, superarse.

Para la quinta edición se esperan alrededor de 120 participantes provenientes de Argentina, toda Europa y Canadá

Se desarrollará del 15 al 26 de abril del año próximo a los pies de la cordillera de los Andes, con fases en el desierto y el Altiplano del noroeste argentino. Es, en definitiva, una carrera de orientación de 2.500 kilómetros en la que compiten duplas a bordo de 4×4. En las noches, los equipos se congregan en una comunidad provisoria: duermen en carpas y comparten historias y experiencias. Durante el final de la prueba se celebra una etapa de maratón que se extiende durante dos días y en la que piloto y copiloto conviven en total autonomía.

La velocidad no es una condición valorada en el Trophée Roses des Andes. Existe una regla de conducta que las participantes maman desde su inscripción: el respeto por el medio ambiente. La organización, a cargo de la empresa francesa Désertours, recomienda una conducción suave y constante en procura de limitar el consumo de nafta y restringir las emisiones contaminantes.

Ya comenzó la inscripción para la edición del año próximo. Se realizará del 15 al 26 de abril del 2018 en el noroeste del país

La aventura conlleva un profundo y doble compromiso solidario. Además de la visión de comunidad de la prueba que promueve cooperación y empatía entre los equipos, encarna una acción de ayuda financiera a la “Fundación Equinoterapia del Azul” de Salta. El rally femenino finaliza con un encuentro entre las participantes y niños argentinos que asisten a la fundación, una organización no gubernamental dedicada a la rehabilitación e integración de personas con discapacidad a través de la equinoterapia y diferentes talleres. El deseo más genuino es estimular la liberación del género femenino en una competición internacional dotada de una gran dimensión humana.

LEA MÁS:

Mujeres al volante: son más precavidas y respetuosas que los hombres

Hombres o mujeres: ¿quién maneja mejor?

Mujeres y motos: las dos ruedas ya no son sólo masculinas

Fuente: Rally de mujeres: experiencias y valores de una competición diferente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *