Tevez volvió a Fuerte Apache para compartir varios días con sus amigos de toda la vida antes de pegar la vuelta a Boca

“Averigüen cuántas veces fui a jugar en mi barrio en ese mes y diez días que estuve”. Carlos Tevez había perdido la motivación. Ya no corría por sus venas el deseo de ser el mejor, de empujar el carro rumbo al éxito. Su determinación fue alejarse de Boca. Recluirse en China y su atractivos millones de dólares.

No soportó. La travesía duró un año. Introspección para reformular las ideas: ¿de qué manera podría recuperar el estímulo para retornar al Xeneize? La respuesta la halló en el Fuerte Apache, el lugar hostil que forjó su personalidad. “No fui una sola vez a jugar, muchas veces fui. Quedarme ahí en mi barrio y otra vez sentir esa sensación de que a uno le falta”, contó el ApacheRadio La Red sobre el método que utilizó para revivir el fuego interior.

Todo comenzó a mediados de noviembre, cuando el futbolista de 33 años abandonó la comodidad de China y se recluyó con sus amistades en ese recinto ubicado a media hora del Obelisco. Pasó las Fiestas allí, compartió varios partidos con sus amigos de toda la vida y absorbió en primera persona la carencia que lo transformó en un ídolo mundial.

“Estar viviendo ahí con mis amigos. Volver al origen de donde uno se crió, de donde salió. Buscar dentro mío esa sensación de falta. Esa sensación de hambre, de que algo me falta. De que tenía que recuperar el hambre de querer ganar“, expresó Tevez sobre ese mes y medio de silencio en el que buscó en su interior los fundamentos de su regreso a Boca.

Allí se topó con todas las sensaciones que lo condujeron hasta la primera del Xeneize y lo catapultaron a la cima del planeta: “No encontré otra cosa que decir ‘tengo que volver a mi barrio, con la gente que realmente necesita’. Y eso me trajo de vuelta a la realidad, y eso me trajo de vuelta el hambre de volver a ganar“.

El periodista Martín Arévalo compartió en su cuenta de Instagram uno de los videos de Tevez disputando uno de esos picados con amigos en el Fuerte, con gol y todo.

A mitad del 2017, el Apache había realizado una entrevista desde su casa en China contando intimidades de su salida del club argentino y dando detalles de su día a día en el país asiático. “Si a mí me vuelven esas ganas de querer ganar, triunfar, de seguir ganando campeonatos, voy a ser el primero en decirle al presidente que quiero volver”, había reconocido en el canal TyC Sports.

El futbolista había dicho que en China podía tener una vida normal: “Fuimos al shopping en subte, que lo tomé por primera vez en mi vida. Es una vivencia única, pude ser un tipo normal acá”. Aunque también había aclarado: “Extraño mi barrio, mis amigos, los asados. Extraño jugar a la pelota con mis amigos, a la gente de Boca, la Bombonera…”. Finalmente, eso pesó más.

LEA MÁS:

“Carlos Tevez contó por primera vez detalles de su dura historia familiar y otras vivencias desconocidas”

“El cruce entre Tevez y Pagani: la chicana de “Carlitos” y la respuesta del periodista que lo incomodó”

Fuente: Picado, gol y la vuelta a las raíces: los días de Carlos Tevez en Fuerte Apache que lo motivaron para volver a Boca