Novedades vinícolas: 10 vinos curiosos y exquisitos para conocer este año

en Politica el 30/11/2017

El vino es la bebida nacional de los argentinos (Getty)

Por Fabricio Portelli

Ser uno de los países productores de vino más importantes del mundo tiene sus privilegios, sobre todo para los consumidores. Porque las novedades abundan en góndolas, vinotecas y cartas de restaurantes, y eso significa más etiquetas para elegir. Dejando de lado las complicaciones que para algunos pueda implicar esto, hay que brindar por tener a mano y para todos los bolsillos innumerables alternativas. En todo caso, la predisposición debe estar puesta en conocer más y degustar, para seguir formando y ampliando el paladar.

Sin dudas, además de la relación calidad-precio, lo nuevo es lo que más llama la atención del cliente. Y es justamente en este momento del año cuando las nuevas etiquetas desembarcan en el mercado.

Estas novedades llegan desde todas las zonas vitivinícolas del país y a manos de grandes y pequeños productores. Y no solo de variedades alternativas u originales, sino también de cepajes tradicionales en terruños desafiantes. Hay de todo y para todos los gustos.

Este año hay muchos nuevos vinos para probar

Entre las regiones más agitadas últimamente están los Valles Calchaquíes, porque a pesar de ser una zona pequeña y con viñedos dispersos, con epicentro en Cafayate, los agrónomos y enólogos se están animando a desafiar la altura y el sol. Porque hasta hace poco solo se elaboraban Torrontés y los tintos más comerciales como Malbec y Cabernet Sauvignon; todos vinos cálidos y potentes. Pero hoy, el mejor manejo de los viñedos permite tener muchas más variedades de calidad y así ampliar la oferta regional. Uno de los vinos más novedosos está elaborado con Barbera, una uva de origen italiano y que en el Piamonte es protagonista de muchos tintos que se lucen con las pastas.

También hay un blanco que tiene el nervio y la frescura de los mejores vinos del Valle de Uco mendocino. Un blend del año a base de Viognier y Chardonnay, con un toque de Sauvignon Blanc, elaborado por un grupo de jóvenes lugareños que quieren patear el tablero salteño. Pero también se puede ser original con variedades tradicionales, como un flamante Merlot de una de las bodegas más antiguas de la zona así lo demuestra. Por ser un tinto con fluidez y equilibrio, pero sobre todo, frescura, algo impensado hace una década en un tinto del norte.

En el otro extremo del país el Pinot Noir está alcanzando una calidad y equilibrio cada vez más sofisticado, dos de los atributos que lo consagraron como el vino más caro del mundo (Romanáe-Conti, Borgoña, Francia). En este caso, llega una etiqueta renovada y ahora concebida con el asesoramiento de uno de los mejores enólogos que trabajan en el país. Además, entre las tantas otras novedades que llegan desde el sur, obviamente también hay un Malbec. Pero este es especial, no solo por ser de Neuquén, sino porque desde su nacimiento fue elaborado ciento por ciento en barricas de roble, a tal punto que ese método forma parte de su nombre. Sin embargo, a partir de las recientes cosechas ha logrado un equilibrio entre la expresión de la fruta y la madera, propia de los grandes vinos.

Los Valles Calchaquíes son una de las regiones vitivinícolas argentinas en alza (Getty Images)

Por su parte, Mendoza siempre será responsable de la mayor cantidad de novedades, porque no solo alberga el 80% del viñedo plantado en el país, sino también la mayor concentración de bodegas.

Entre los vinos más recientes hay algunos que sobresalen por sus etiquetas y nombres llamativos, aunque siempre lo más importante es lo que viene dentro de la botella y no lo de afuera. Desde un vino con nombre poético en inglés, que hasta hace poco solo se comercializaba en el mercado americano, hasta la llegada del vino top de una nueva bodega mendocina. Creado en homenaje al primer nieto varón del propietario, padre de cuatro hijas. Una historia de familia simpática para un Malbec con todas las intenciones de colarse entre los top argentinos.

Pero también se puede hacer ruido desde las etiquetas siendo un pequeño productor. Y eso es lo que demuestra un flamante blend de Malbec y Cabernet Franc surgido en viñedos de La Consulta, cuyo propietario es abogado y enólogo, y su familia se encarga de la viña y la elaboración, aunque él se guarde la decisión final.

Todo el tiempo siguen apareciendo varietales nuevos que vale la pena probar (Shutterstock)

Otra manera de llamar la atención desde la botella es transmitiendo un concepto, pero para lograrlo con éxito hay que tener cierta experiencia y recorrido. Es el caso de un joven hacedor de vinos mendocino ya consagrado. Su abuelo hacía vinos, su padre es uno de los winemakers más reconocidos del país, y él ya es una de las jóvenes promesas. Quiso hacer algo simple y contundente a la vez, una línea de dos vinos, un blanco y un tinto de la casa. Y se le ocurrió plasmar en las etiquetas dos obras de un artista que grafica muy bien dos momentos tan cotidianos como placenteros de los argentinos.

Y obviamente siguen apareciendo varietales nuevos, al menos por estas tierras, en el mercado. Como es el caso de un blanco diferente a todos, elaborado con Marsanne, una uva oriunda del Ródano francés. Es un blanco fresco, con cuerpo y estructura para lucirse en la mesa y que no se parece a ningún otro, sobre todo por su carácter floral.

La lista es interminable, y si bien nuevo, original o innovador no son sinónimos de calidad, con estos 10 vinos se puede tener un claro panorama del presente novedoso del vino argentino, con la seguridad de que los conocidos de siempre siguen mejorando cosecha tras cosecha.

Los vinos

Los 10 vinos más curiosos del 2017 (iStock)

Vallisto Barbera Extremo 2017 (Valles Calchaquíes, $288)

Del trabajo conjunto de los enólogos Marcelo Peleritti, Pancho Lavaque y Hugh Ryman nace este vino de estilo moderno con una variedad no convencional y fácil de beber. Plantada a 2.000 metros de altura, de buen cuerpo y frescura, algo pastoso en sus texturas y con la acidez marcada. De sabores intensos y un carácter frutal maduro. Un vino novedoso y fácil de beber para servir en la mesa.
Puntos: 88

Tordos Blanco 2017 (Valles Calchaquíes, $270)

Elaborado con uvas de Tolombón (de un viejo parral) y Cafayate, una combinación muy actual de Viognier, Sauvignon Blanc y Chardonnay. Una parte del vino fermentó en barricas de roble de 500 litros y la otra en tanques de acero para mantener más frescura y vivacidad. Es un blanco de aromas austeros y acidez sostenida, buena textura y un delicado carácter cítrico, con equilibrio y potencial. Un blanco salteño que desafía la frescura de los mendocinos.
Puntos: 90

Domingo Molina Merlot 2016 (Valles Calchaquíes, $485)

Los 14,5 grados de alcohol hablan del origen pero no del estilo de este Merlot, y eso es lo novedoso. De aromas frescos y algo vegetales, con dejos especiados que hablan del varietal. Paso fluido, bien fresco y muy especiado, de paladar amable y suelto pero carácter equilibrado. La novedad está en la expresión de la fruta sin rasgos cálidos ni de sobre-madurez.
Puntos: 88

Verum Patagonia Reserva Pinot Noir 2016 (Alto Valle Río Negro, $460)

Hace poco tiempo se ha sumado como asesor de la bodega Hans Vinding-Diers, mundialmente reconocido por sus Malbec de la misma zona. Este Pinot Noir llega joven con aspecto y aromas bien típicos del varietal, pero las notas de crianza muy por delante de la fruta. Goloso y directo, pero de trago equilibrado y amable. Quizás un tiempo más en botella le siente mejor.
Puntos: 89

Saurus Barrel Fermented Malbec 2015 (Neuquén, $400)

Este flamante Malbec de Leo Puppato ha ganado mucho en esta cosecha. Porque se lo siente equilibrado, aunque sea muy joven, con aromas intensos y bien de Malbec. Jugoso y con una frescura bien integrada, típica de los buenos vinos patagónicos. De paso ágil pero también elegante, con la madera que aporta mucho en texturas suaves y poco en sabores. Un exponente que habla del lugar y del potencial de la zona.
Puntos: 91

Nada como una buena copa de vino entre amigos (iStock)

The Owl 2014 (Agrelo, Mendoza $530)

Este vino se comercializa en los Estados Unidos con gran éxito hace un año. The Owl & The Dust Devil Takes Flight es una versión más coloquial (y concentrado) del blend top de la casa. Una combinación de Malbec, Cabernet Sauvignon, Petit Verdot y Tannat, de paladar compacto y con cierta madurez de fruta negra. Con taninos algo gruesos y un carácter ahumado que habla de la crianza. También es potente pero con buena frescura.
Puntos: 89

Malcriado Malbec 2014 (Valle de Uco $950)

A partir de una selección de 6 barricas de Malbec provenientes de Los Chacayes, Gualtallary y Vista Flores, nace este Malbec. De aromas maduros pero modernos, paladar franco y compacto, con taninos firmes. Hay potencia con frescura y la crianza (entre moderna y tradicional) es protagonista. Final profundo con leves dejos licorosos. Malcriado es el primer nieto varón de José Millán, creador de la bodega Mosquita Muerta.
Puntos: 90

Kazañandu Malbec, Cabernet Franc 2015 (La Consulta, $350)

En este Malbec con toque de Cabernet Franc (7%) hay un carácter propio, algo disimulado por la madera, pero con buena fruta y agarre, aunque todavía la madera hable más. De agradable fluidez y cierta frescura, con taninos incipientes. Tiene fuerza y gracia en el paladar. La madera se siente en sabores y texturas, un estilo que gusta a muchos consumidores.
Puntos: 88

Tinto de la Casa 2016 (Mendoza, $590)

Las etiquetas de Matías Riccitelli comunican, descontracturan y lo diferencian, pero lo más importante siempre es la calidad del vino y su sentido. A partir de la cofermentación de uvas Malbec de distintos orígenes mendocinos nace este vino enfocado en la gastronomía, por sus aromas austeros aunque frutales. De carácter limpio y dirigido, con buen volumen y paso refrescante. Bien logrado con fluidez y agarre, y un final de boca directo y agradable.
Puntos: 90

Zaha Marsanne 2016 (Los Chacayes, Valle de Uco, $365)

Un blanco desafiante, no solo por la variedad sino también por las intenciones de sus hacedores: Alejandro “Colo” Sejanovich y Jeff Mausbach. Con esta uva originaria del Ródano francés lograron un vino con mucho cuerpo y fuerza, que no ha tocado la madera para preservar su carácter tan original; más floral que frutal. Voluptuoso y con buena estructura, su frescura natural disimula su potencia y le garantiza mucha guarda. De paso firme y equilibrado, más allá de que mantiene energía, es ideal para servir en la mesa con platos bien elaborados a base de carnes blancas.
Puntos: 91

Fabricio Portelli es sommelier argentino y experto en vinos

Twitter: @FabriPortelli

LEA MÁS:

Cabernet Sauvignon, el varietal que pelea por ser el rey de los tintos en Argentina

Cuáles son los 10 vinos más destacados de la Argentina

Uvas con historia: los 5 vinos que perduran a pesar de los años

Vinos orgánicos: la propuesta que busca ayudar al medio ambiente

Cosecha 2017: la camada de vinos que se recordará por siempre

Fuente: Novedades vinícolas: 10 vinos curiosos y exquisitos para conocer este año

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *