Museos peronistas: qué queda y cómo se preservan los lugares emblemáticos para la historia de Perón y Evita

en Politica el 14/01/2018

Como una suerte de emulación vernácula de los célebres tomos para niños llamados “¿Dónde está Wally?”, un libro editado recientemente en el país propone, a modo de juego, buscar a Juan Domingo Perón entre sus páginas ilustradas. Allí, los lectores deben encontrar al ex presidente argentino en la Plaza de Mayo, en una fábrica o en una escuela, entre otros lugares centrales para la historia del Justicialismo y del país. Se llama “¿Dónde está Perón?” y se convirtió en un pequeño éxito editorial en los últimos días. Hacer el intento por responder a la pregunta del título del libro sería problemático a varios niveles. Sin embargo, al menos para intentar una aproximación a la historia del peronismo y su legado, existen en la ciudad de Buenos Aires y en sus alrededores distintos espacios –varios de ellos convertidos en museos y declarados monumentos históricos– que se pueden visitar y que fueron en sí mismos lugares centrales donde tuvieron lugar hitos para el movimiento justicialista.

Instituto Nacional Juan Domingo Perón

En Austria 2.593 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en la manzana donde actualmente se ubica la Biblioteca Nacional, quienes estén interesados en conocer la historia del peronismo y acceder a lo poco que quedó de la vieja residencia presidencial que utilizó el ex mandatario durante sus dos primeras presidencias, se encuentra el Instituto Nacional Juan Domingo Perón.

“Este es un remanente de lo que fue el Palacio Unzué, la residencia presidencial. Donde está el instituto estaba el personal de maestranza de la residencia. Se debe aclarar que no hubo una compra por parte del peronismo. Esta manzana fue expropiada por quien fuera presidente de la llamada Concordancia, Roberto M. Ortiz, en la época entre los acuerdos de conservadores y radicales. En aquellos años se veía el río desde las ventanas, que estaba a la altura de la actual Avenida del Libertador“, le cuenta a Infobae en su despacho del lugar su secretario general y dirigente histórico del peronismo, Lorenzo Pepe. En el edificio, que fue declarado Monumento Histórico Nacional en 2008, tuvieron lugar acontecimientos importantes para la historia argentina y se conserva una cantidad importante de material bibliográfico. Allí brindó sus últimas entrevistas y allí falleció Eva Duarte de Perón, en 1952. Algunos aseguran que por seguridad, la propia Evita utilizaba el acceso de la calle Austria, donde hoy se encuentra el instituto. Fue justamente en las paredes de esta calle donde se pudo ver la tristemente célebre pintada “Viva el cáncer“, en alusión a la enfermedad de la líder justicialista.

Con el derrocamiento de Perón en 1955, a manos de la autodenominada Revolución Libertadora, el lugar fue primero vaciado y años después destruído.

“Se tiró abajo como producto del odio y creo que hasta del fantasma que perseguía a los fusiladores, a los que bombardearon, los que vejaron el cuerpo de Eva. Fue tirado abajo en el año 1957. ¿Por qué no se hizo rápidamente? Porque ellos no esperaban la reacción de la gente. Empezaron a encontrar en diferentes lugares de lo que quedaba del palacio vacío flores y velas porque aquí había muerto Evita. Así que tenía un valor intrínseco muy importante para millones de argentinos. A raíz de eso decidieron tirarlo abajo a pico y pala“, narra Pepe. En el predio, tiempo después, se construyó la actual Biblioteca Nacional Mariano Moreno. Durante los bombardeos de 1955, que dejaron más de 300 muertos y cientos de heridos, la vieja residencia presidencial fue atacada.

“Tiraron un par de bombas. Una de ellas pegó contra un árbol que aún está, entonces el impacto no fue lo suficientemente fuerte como para que explotara. Para nosotros este es un ámbito muy querido y muy reconocido“, cuenta el ex diputado nacional.

Fotos: Facebook Instituto Nacional Juan Domingo Perón

En la actualidad el Instituto cuenta con un amplio auditorio donde se brindan cursos, una biblioteca de libre acceso, fotografías, material audiovisual y documentación importante para investigadores del peronismo. Hasta 2016 funcionaba también el bar conocido como “Un café con Perón” que homenajeaba al ex mandatario. Pero por una resolución del Ministerio de Cultura de la Nación debió cerrar sus puertas. “Un café con Perón fue clausurado. Nos dijeron que iban a llamar a licitación pero al final optamos por exhibir ahí una muestra histórica que cuenta la vida de Perón”, concluye Pepe.

Más información: http://www.jdperon.gov.ar/

Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Eva perón – Museo Evita

No muy lejos del Instituto Perón, en Lafinur 2.988, se encuentra el Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Eva Perón, más conocido como Museo Evita. “Este lugar está directamente vinculado con la obra de Eva, fundamentalmente con la Fundación Eva Perón. Esta casa, una casona que originalmente es de 1906 y tiene una remodelación importante en 1923 con el arquitecto Estanislao Pirovano, era la propiedad de una familia terrateniente, que vive hasta los años ‘40 acá”, le cuenta a Infobae mientras recorre los pasillos de la institución el investigador Santiago Régolo. “En 1948 la casa es adquirida por la Fundación de Ayuda Social María Eva Duarte de Perón. Aquí funcionó el hogar de tránsito número 2, destinado especialmente a mujeres. Eran mujeres en situación de riesgo, madres solteras en su mayoría, que venían a este tipo de hogares, con problemas de vivienda, de salud, de documentación. Aquí eran atendidas, recibidas por trabajadores sociales, que diagnosticaban cuál era el problema y cuáles eran los pasos a seguir. Por eso era un hogar de tránsito. Cuando el tema se resolvía, las mujeres volvían a sus hogares o eran derivadas a otro tipo de instituciones. Según los registros que tenemos, el hogar llegaba a albergar más o menos entre 100 y 150 personas al mismo tiempo. Era un hogar donde la estadía promedio era de dos semanas. Pero hay gente que llegó a estar hasta tres años”, agrega.

El lugar, como otros sitios relevantes para el peronismo, no quedó exento de los avatares de la historia nacional. Y aunque no sufrió, como otros, roturas importantes en las instalaciones, sí fue cerrado después de 1955.

“Después del golpe, de la autodenominada Revolución Libertadora, con la proscripción del peronismo y la disolución de la Fundación Eva Perón, empieza a haber una problemática respecto de qué se debía hacer con las propiedades. Porque si bien en el común aparece la Fundación vinculada directamente al Estado –algo que es cierto, porque trabajaba en conjunto con los planes estatales y estaba vinculada con las diferentes medidas asistenciales que podían salir desde los canales formales– la Fundación no formaba parte del Estado. Por ende, las propiedades no son estatales“, relata Régolo y agrega que el lugar fue utilizado por distintas instituciones gubernamentales. “Recién en 1998 se declara la creación del Instituto y cuando la casa fue declarada lugar histórico nacional y monumento histórico nacional, el Instituto empieza a ocupar el espacio. Y en 2002 recién abre el Museo formalmente como museo“, explica el investigador.

En la actualidad el lugar tiene la característica de un museo, con sus muestras permanentes y transitorias, pero también como un edificio importante para la historia.

Dentro del recorrido del museo la idea es que se pueda ver cómo era un hogar de tránsito. Por eso la propiedad en sí forma parte de la exhibición. Es otro de los niveles en los que uno puede recorrer el museo. El visitante va a hacer un recorrido biográfico que a su vez despliega hacia lo histórico coyuntural. La idea es acceder, a través de Eva, no solo a una biografía sino también a un momento más que particular de la historia nacional, entiendo precisamente que Eva desborda esa biografía. No es simplemente una primera dama sino que en particular es una líder política y es uno de los personajes más importantes y más controversiales de la historia nacional“, detalla Régolo.

El lugar, que recibe al año miles de visitantes nacionales y extranjeros, cuenta además con una biblioteca a la que acceden investigadores de todo tipo y estudiantes. Desde su creación, el Instituto también recibe donaciones de visitantes que llevan hasta allí distintos objetos que recibieron durante la gestión de Eva Perón a cargo de la Fundación, como juguetes, delantales, máquinas de coser.

Fotos: Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Eva Perón – Museo Evita

“Lo que tratamos de rescatar fundamentalmente es la construcción de un liderazgo político único como el de Eva y por qué hasta el día de hoy ha llevado a tantas interpretaciones, a tantas discusiones y a tantos debates”, analiza el historiador.

Más información: http://web.museoevita.org.ar/

Museo Histórico 17 de Octubre Quinta San Vicente

Las lamentables imágenes de una suerte de batalla campal que terminó con más de 50 heridos todavía persisten en la memoria de varios. Sucedió el 17 de octubre de 2006, cuando fueron trasladados los restos de Juan Domingo Perón desde el cementerio de Chacarita hasta la Quinta 17 de Octubre en la localidad bonaerense de San Vicente. Lejos ya de aquel episodio, el lugar hoy funciona como un museo histórico provincial y es visitado por miles de personas que acuden hasta allí para conocer uno de los sitios más queridos por el ex mandatario y donde en la actualidad, después de las controversias, descansan sus restos.

El predio, que en la actualidad cuenta con alrededor de 19 hectáreas, fue adquirido por Perón en 1946. Era un lugar al que el ex presidente y su segunda esposa acudían centralmente a descansar.

Hay una ley que es del año 1989 que hace una expropiación de la quinta. En 1991 se concreta. Le pagan a las hermanas Duarte, que eran las herederas de Eva Perón y de Juan Perón“, narra a Infobae Marcelo Padró, director del actual Museo Histórico 17 de Octubre Quinta San Vicente.

Al comienzo apenas se podía acceder a la casa principal, al torreón y a algunas dependencias. Pero con el paso de los años y el interés que suscitó poder ingresar al lugar, se fueron sumando salas, muestras fotográficas y objetos de todo tipo, que pertenecieron al General. En 2006, finalmente, se sumó el mausoleo donde hoy se encuentran los restos de Perón.

Perón está acá en su mausoleo, que es para mí lo más importante. Después hay ropa, condecoraciones, hay una muestra con fotografías, regalos, hay un tren presidencial con el que él recorrió el norte. Estuvo estacionado en el parque de la quinta durante muchos años. Pero cuando se realiza la obra de 2002 se hace una estación de época donde entran los vagones y la máquina de época que trajeron de Tucumán. El tren está muy cuidado”, agrega Padró. En los inmensos jardines del lugar también se pueden ver obras de arte y estatuas. Según el director del lugar, el público que se acerca es muy variado. Llegan principalmente desde diversos lugares de la provincia de Buenos Aires y muchos son jubilados o estudiantes.

Hay historias riquísimas de gente que viene y te cuenta que conoció a Perón o que te dice que tiene su casa gracias a él. O viene gente que cuando era joven trabajó como obrero de lo que fue Ciudad Evita. Gente de 80 y pico de años. Gente que estuvo en la resistencia, gente que estuvo presa, de todo”, cuenta Padró.

Aunque el predio está abierto todos los días, el acceso a todos los sitios de interés está abierto principalmente durante los fines de semana. Durante los meses de verano, el horario es de 15 a 19 y hay guías que cuentan la historia del lugar y de sus máximos atractivos. Entre los proyectos que tienen, se ilusionan con llevar hasta allí los restos de Eva Perón, que hoy están en el mausoleo familiar de la familia Duarte en el Cementerio de la Recoleta.

Fotos: Museo Histórico 17 de Octubre Quinta San Vicente

“El mausoleo de la quinta tiene un lugar para ella. Eva le dijo a la gente que la rodeaba en su lecho de muerte que los días más felices junto a Perón fueron en San Vicente. Y ya están los dirigentes históricos trabajando en eso”, concluye Padró.

Más información: https://www.gba.gob.ar/es/cultura/museos

“Museos” Informales

En Buenos Aires y sus alrededores hay otros sitios de interés que son muy concurridos por turistas, sobre todo del exterior, que intentan bucear en la historia del peronismo. Uno de ellos es la tumba de Eva Duarte en el Cementerio de la Recoleta, sitio emblemático sobre todo por el recorrido que hizo el cadáver de la dirigente luego de que fuera secuestrado y ultrajado. Según quienes trabajan allí, es una de las bóvedas más visitadas de la necrópolis. Pero hay más hitos que los interesados pueden recorrer, como si se tratara de museos informales. Entre otros, está la residencia de la calle Gaspar Campos, en la localidad de Vicente López, lugar al que regresó el ex presidente después de 17 años de exilio. También la actual sede de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Buenos Aires, en la avenida Paseo Colón, fue declarada monumento histórico nacional porque allí funcionó durante siete años la Fundación Eva Perón.

Además, muy cerca de allí, en la sede principal de la Confederación General del Trabajo (CGT) fue velada y permanecieron los restos de la ex primera dama. Por último, otro de los lugares de interés es el inconcluso monumento que homenajea a Evita en Avenida del Libertador, entre Agüero y Austria. La estatua, inaugurada aunque no estaba terminada por el ex presidente Carlos Menem a pocos días de dejar su cargo, tiene una inscripción que reza: “Supo dignificar a la mujer, dar protección a la infancia y amparar la ancianidad, renunciando a los honores. Quiso para siempre ser simplemente Evita, eterna en el alma de nuestro pueblo, por mejorar la condición humana de humildes y trabajadores, luchando por la justicia social”.

LEA MÁS

Video: la intimidad del momento en que el cadáver de Evita fue devuelto a Perón

16 fotos inéditas en alta definición de Perón y Evita

La increíble historia del cadáver de Evita

La película secreta de la restitución del cuerpo de Eva Perón

A 45 años del primer regreso de Perón: misterios e interrogantes

Fuente: Museos peronistas: qué queda y cómo se preservan los lugares emblemáticos para la historia de Perón y Evita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *