Antes del encuentro nacional de dirigentes del PRO, el presidente Mauricio Macri desayunó el viernes pasado con las dirigentes de todo el país que llegaron a la residencia de Olivos acompañadas por Soledad Acuña, ministra de Educación porteña y hasta ese día la coordinadora nacional de Mujeres PRO.

El jefe de Estado hizo una confesión: dijo que viene de una familia italiana donde se hablaba más de fútbol que de cuestiones de género y que él fue viendo de grande y con el ejercicio de la política el desempeño femenino. Dijo que aprendió que “las mujeres son mejores cuadros” y agregó, un poco en serio y un poco en broma: “A las piñas aprendí con vos”, en referencia a Acuña.

La ministra suele decir que en los encuentros partidarios, Francisco Quintana se lleva a los hombres a jugar al fútbol, algo que con la rama femenina ella no hacía, más allá de que hoy muchas mujeres practiquen ese deporte.

Suele ser una cuestión de debate entre las damas políticas de distintos partidos que quedan fuera de las charlas que los “ellos” comparten con una número cinco entre los pies. De hecho anoche en Olivos se jugó adelantado el habitual partido entre Casa Rosada y el resto de Cambiemos en el Gobierno. Es que hoy en Mendoza tendrá lugar el Superclásico Boca-Ríver y no querían ni dejar de ver el partido ni perderse el match semanal que para algunos es uno de los desafíos más importantes, según dicen.

Seguí leyendo

Fuente: Macri, entre el fútbol y las mujeres del PRO