Fuente: La Razón, Bolivia, 13 de enero de 2018