La polémica dieta para vivir más por la que pagan Benedict Cumberbatch y Jimmy Kimmel y consiste en… nada: ayunar

en Politica el 30/11/2017

El ayuno mejora la vida de los ratones, pero no se ha confirmado aún que eso se traduzca a biologías más complejas como la de los seres humanos. (Getty Images)

Las cinco pequeñas cajas llegan por correo. Sirven para preparar las sopas y las bebidas en la cuales se apoyará quien decida hacer la dieta ProLon (por pro-longevidad), que consiste en cinco días de ayuno. Cuesta USD 300.

Durante mucho tiempo los colegas del bioquímico Valter Longo lo vieron como un pirata de los mares de la nutrición que vendía nada —porque el ayuno consiste básicamente en eso—a personas que querían creer que con ese kit podrían eliminar la grasa abdominal, rejuvenecer las células, prevenir enfermedades como diabetes y cáncer y retrasar el envejecimiento.

ProLon se vende en internet y se puede usar varias veces por año.

“La dieta ProLon refleja un interés creciente en el ayuno episódico que promocionan celebridades como Jimmy Kimmel y Benedict Cumberbatch, y best-sellers como The Alternate-Day Diet [La dieta día por medio]“, escribió la premiada periodista científica Usha Lee McFarling en Stat. En su opinión, el enfoque de Longo se destaca “porque sostiene que puede emplear ciertas combinaciones de nutrientes para engañar al cuerpo, hacerlo creer que está ayunando sin que realmente se esté en un una dieta torturadora de nada más que agua”.

Longo dirige un laboratorio en el Instituto sobre la Longevidad en la prestigiosa Universidad del Sur de California y otro en el Instituto IFOM de Milán. En ambos, sendos grupos de roedores esbeltos dan sostén a sus investigaciones.

Valter Longo, investigador convencido de las ventajas del ayuno para mejorar la vida. (USC Davis)

“Los ratones y las ratas en regímenes de ayuno son más delgados, viven más y se mantienen más fuertes mental y físicamente a medida que envejecen“, explicó la autora del artículo. “Resisten a los tumores, las enfermedades inflamatorias y la decadencia neuronal que caracteriza enfermedades como el Parkinson y el Alzheimer. Derrotan a las infecciones con facilidad y hasta pueden generar nuevas neuronas. No desarrollan diabetes, enfermedades autoinmunes, colesterol alto ni hígado graso”.

Y Longo sostiene que esto sucede porque el ayuno permite que las células descansen, se renueven y, en particular, desintoxiquen el cuerpo en la medida en que la grasa pasa de ser almacenada a ser quemada para compensar la energía que falta al suprimir la comida.

Según ProLon, la gente que hizo su ayuno adelgazó, perdió grasa abdominal, mantuvo una masa muscular esbelta, mejoró sus niveles de energía, tomó decisiones más saludables, percibió mejoras en la piel, recibió un impacto general positivo y controló mejor la cantidad de comida que ingería.

Stat consultó a otros especialistas para analizar las afirmaciones de Longo. Halló que, en efecto, todas se aplican a los roedores que ayunan. “No queda claro si sucede porque la abstención alimentaria causa cambios celulares que estimulan la longevidad o, como creen algunos científicos, porque simplemente frena la corriente abundante e incesante de calorías que consumimos en detrimento de nuestra salud”.

Como sintetizó Mark Mattson, un pionero en el estudio del ayuno intermitente, quien dirige el laboratorio de neurociencia en el Instituto Nacional sobre Envejecimiento: “No estamos hechos para tres comidas diarias, más tentempiés”.

Parte del kit de ProLon.

Satchidananda Panda, investigador del Instituto Salk de Estudios Biológicos de La Jolla comprobó que aquellos ratones que tienen acceso a los alimentos durante un periodo de 10 a 12 horas diarias, y no todo el tiempo, conservan el color de su pelo y su nivel de actividad hasta los 2 años, el promedio de vida de esos roedores.

Panda aplica ese método a su propia vida. También hace un ayuno de mera agua durante una semana por año. Por su parte, Mattson ingiere sus 1.800 calorías diarias en un plazo de seis horas entre la tarde y la noche, y no desayuna desde hace 40 años. Longo, desde luego, hace sus cinco días de ProLon un par de veces al año.

Las combinaciones de nutrientes fueron convertidas en recetas por la chef Ambra Ditonno.

Sin embargo, resta saber si los efectos nada triviales del ayuno en la salud de los roedores se traducen directamente a la biología más compleja de los seres humanos. Ni por cuánto tiempo duran en seres que tienen vidas más largas.

Durante el primera día de ProLon el cuerpo incorpora 1.100 calorías, y 800 durante los cuatro días restantes. La dieta es baja en proteína y grasas y, desde luego, en calorías. Pero no en sabor, argumentó su creador, quien solicitó a su amiga Ambra Ditonno, dueña de un restaurante italiano muy popular en Hollywood, que diseñara sopas de 30 a 45 calorías por porción.

Con ProLon el cuerpo cree que solo toma agua, pues los nutrientes no van como comida. (iStock)

“Las dietas incluyen ingredientes adicionales como suplementos de aceite de algas, algunas proteínas específicas y agregados de moda como la linaza, la inulina, el glicerol y el vinagre de manzana“, describió McFarling. Pero el costo de USD 300 es prohibitivo para las personas de recursos escasos, entre las que se da precisamente mucha obesidad.

Con todo, parece ser una buena idea de negocios, opinó Panda ante Stat: “El público general quiere algo que venga en cápsulas. Quieren una receta médica. Lo que Valter ha hecho es muy inteligente: encapsuló el ayuno“.

LEA MÁS:

Interrumpir la dieta por dos semanas podría ser la mejor fórmula para bajar de peso

“El problema es que vivimos más pero no todos vivimos más sanos”

Fuente: La polémica dieta para vivir más por la que pagan Benedict Cumberbatch y Jimmy Kimmel y consiste en… nada: ayunar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *