La música de “Tiburón” podría perjudicar el trabajo de los conservacionistas

en Politica el 29/11/2017

(Archivo)

El tema principal de Jaws dura tan solo 2 minutos y 49 segundos con instrumentos de viento, cuerdas y tambores. Pero la sensación de temor que evocan esos sonidos ha perdurado durante 41 años, lo que significa que el compositor John Williams hizo un trabajo impecable.

Podemos tocar la música aunque el tiburón no estuviera presente y, de esta manera, podríamos sugerir que el animal está viniendo. Al incrementar la intensidad, incluso si la cámara no se mueve, uno tiene la sensación de que se está acercando porque la música es más rápida y/o más fuerte“, declaró Williams durante una entrevista con The Washington Post en 2004.

Esa música lo consiguió y lo hizo cicatrizando la psique de muchos nadadores y amantes de la playa. El problema es que el temor humano a los tiburones que, en parte, impulsó Williams ha provocado que los conservacionistas lo tengan difícil para obtener apoyo público para salvar a los animales, que están amenazados por la sobrepesca y la caza furtiva. Un nuevo estudio concluye que la música de miedo, como la de Jaws, solo ha ayudado a empeorar la imagen de lo tiburones y ha interferido en los esfuerzos para ayudarles.

La banda sonora evoca imágenes inquietantes sobre las aletas, las piernas de los nadadores bajo el agua y una combinación histriónica de sangre y burbujas“, escribieron los autores del estudio publicado hace unos días en PLOS One.

(Archivo)

Esas imágenes son “exageradas” porque no son representativas, según apuntan los investigadores, al igual que las historias hiperbólicas de noticias sobre ataques de tiburones que se han convertido en un sello distintivo del verano. En Estados Unidos, alrededor de 35 ataques se producen cada año de promedio, uno de los cuales es fatal. Es más probable que lo maten serpientes, arañas, vacas y perros. Sin embargo, y de acuerdo a las valoraciones de los autores, la gente tiene una “sobreestimación generalizada de la probabilidad de ser” atacado. “Eso es porque es más fácil recordar eventos extremos y porque la gente tiende a evaluar los riesgos basados en las emociones y el instinto, no en la deliberación reflexiva“, agregan en ese sentido.

Los investigadores, con sede en la Universidad de California en San Diego y la Universidad de Harvard, señalaron que Jaws no era la única película de tiburones destinada a prohibir melodías ya que muchos documentales de naturaleza optan por la misma técnica. Ellos querían saber si las bandas sonoras contribuían a afectar las percepciones humanas respecto a los grandes peces. Para ello, hicieron una encuesta a través de internet a 2,000 personas que tenían que ver un video de 60 segundos con tiburones “nadando inocentemente”. Luego les pidieron que escogieran palabras como “asustadizo” o “hermoso” para describir esa situación.

(Archivo)

Mientras veían el video, unos escuchaban música tranquila, otros hicieron lo propio con melodías con “un sonido fuerte” y otro grupo no escuchó música. Tres grupos de control no vieron ningún video, pero solo oyeron la música tranquila, la fuerte o nada.

Aquellos que escucharon la música amenazadora, según el estudio, describieron a los tiburones como unos seres “significativamente más negativos” que los otros grupos. Aquellos que no vieron el video no mostraron diferencias reales en las percepciones de los tiburones. Los analistas aseguran que eso es porque la música, por sí sola, no conduce a los sentimientos, es la combinación de notas musicales e imágenes.

(Archivo)

Estos hallazgos deben servir como una advertencia para los cineastas, periodistas e incluso los diseñadores de exposiciones de museos, tal y como avanzaron los autores del estudio.

“Mientras que una banda sonora ominosa puede mejorar el aspecto de entretenimiento, también puede perjudicar su valor educativo al sesgar la percepción de los espectadores sobre los tiburones”, expresan. “Esto, a su vez, puede obstaculizar los esfuerzos legítimos de conservación de tiburones“, advierten.

Fuente: La música de “Tiburón” podría perjudicar el trabajo de los conservacionistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *