La epopeya del Forrest Gump argentino que atravesó el país corriendo por un fin solidario

en Politica el 29/11/2017

Por su hazaña Rossi se ganó el apodo de Forrest Gump

Todas las tardes, Rodolfo Rossi llega a su hogar y se pone los “cortos” para ir a entrenar luego de una larga jornada laboral que se extiende hasta al menos las 18. Empleado en una empresa de comercio electrónico del microcentro porteño y ultramaratonista, sigue una rutina que adoptó desde hace décadas para construir su carrera deportiva. Una rutina que hoy, ya consagrado a los 42 años, la mantiene impulsado por un fin solidario.

Rossi es un runner aficionado a la práctica desde los 9 años, que se entrena y corre cada día motivado por recaudar colaboraciones para tres ONG’s educativas: la Fundación Ruta 40, la Fundación Deportistas por la Paz y el Programa de Abanderados Argentinos de la Universidad de San Andrés.

Actualmente se prepara a diario para exponerse a retos extremos que desafían los límites de las capacidades humanas. El primero de ellos ocurrió hace dos años, cuando completó una de las más grandes pruebas físicas registradas en el país. Una aventura por la que los espectadores al paso lo bautizaron como el “Forrest Gump argentino“.

En el recorrido afrontó tramos de frío, calor, falta de oxígeno, tormentas, nieve

A los 40 años se propuso correr la ruta 40 desde La Quiaca hasta Ushuaia. “El proyecto empezó a tomar vida cuando en el año 98 viajaba bastante por la ruta 40 por motivos laborales. Recorría buena parte del país dos veces al año y justo en esa época estaba preparando mi primera carrera de 42k”, contó en diálogo con Infobae.

Se trataba de un reto mayúsculo, pero no imposible para él, ya que contaba con un legado que sustentaba sus aspiraciones: tres décadas de entrenamiento y una cosecha de logros considerable. Por mencionar algunas marcas meritorias a lo largo de su carrera, había representado al país en los mundiales de Ultramaratón de Taiwán (2003) y Qatar (2014), el importante certamen por equipos que se organiza todos los años y al que acceden los cinco fondistas más destacados.

Además, llegó siendo campeón argentino de 100 kilómetros y dueño del récord sudamericano de 24 horas en cinta, con 212 kilómetros.

Durante el trayecto tuvo que lidiar con las inclemencias del clima

El 17 de agosto de 2015 fue el día de partida en la provincia jujeña. Acompañado por un grupo de siete personas a bordo de una motorhome, la aventura le deparó vivencias, escollos, sonrisas y lágrimas. En el trayecto se encontró, por ejemplo, Beto, de Villa Unión, La Rioja, que quería obsequiarle todas sus pertenencias, debido a que sentía que lo material carecía de sentido porque sufría una enfermedad terminal. También conoció a Oriel, un niño mendocino con baja expectativa de vida, que superó la operación con éxito y decidió festejarlo corriendo junto a la caravana.

En el transcurso se topó con Remi, un francés que recorrió más de 13 mil kilómetros en una bicicleta freestyle para visitar a su abuela. Y vio a Masahito Yoshida, un pintoresco japonés que por entonces se dirigía desde Ushuaia hasta Quito tirando de un carrito para terminar de completar una vuelta al mundo en 7 años.

Un equipo de ayuda de siete personas siguió sus pasos en todo el camino

Durante más del centenar de días que duró la aventura, Rossi estuvo muy acompañado por personas que corrían a su lado durante tramos cortos o días completos. Gente sin experiencia o atletas avezados a la práctica. Desde un par de maratonistas que fueron laderos durante cuatro días, hasta incluso grupos enteros de familias que le seguían el paso por distancias menores a los 5 kilómetros.

Entre todos ellos, hay uno que recuerda especialmente: Urbano Cardozo. Oriundo de Andalgalá, en Catamarca, es un hombre de 78 años, descendiente de los Indios Quilmes, que fue buscarlo a la altura de Cafayate, Salta, porque se sentía solo en su casa por el reciente fallecimiento de su mujer. “Es un ferviente luchador en contra de lo que es la contaminación a cielo abierto y llevó su bandera en favor del medio ambiente a lo largo del trayecto. Me preguntó si me podía acompañar y le dije que sí. Pensé que era por ese día. Pero con su ‘camionetita’ me acompañó 5 mil kilómetros hasta Ushuaia. Siempre apoyándome, dándome alimentos, cuidándome las espaldas”.

A lo largo del camino lo fueron acompañando diferentes vecinos de las localidades

Otro protagonista fue un perrito bautizado luego como “Turky”: “Apareció dos días antes de Urbano, también en Salta. Salió de un campo, en una zona que se llama Angastaco. Me siguió un poquito más de 40 kilómetros al trote”, rememoró. Luego fue alternando períodos en el vehículo y en calle. Compañero fiel, el canino también llegó hasta Ushuaia y hoy vive con el dueño del motorhome.

El perro Turky fue un fiel compañero desde Salta hasta Ushuaia

La tarde del 8 de diciembre de 2015 culminó la travesía que se había iniciado 113 días antes. En el medio, pasaron 5.596 kilómetros repartidos en 12 provincias, con tramos de hasta 5.000 metros de altura, climas extremos (temperaturas de 14 grados bajo cero, vientos de 120 Kms/h). Y debiendo lidiar con tormentas, nieve, ripio, asfalto, montañas, estepa.

En el camino quedaron 9 pares de zapatillas, más de 500 litros de bebidas energéticas, dos dedos quebrados  y seis uñas perdidas. El desgaste fue descomunal: “Recién sobre mitad del año pasado pude volver a correr normalmente”, confesó y agregó que ante cada momento de adversidad, se sostenía en el lema del equipo: “Todo sueño es posible si se realiza con pasión”.

Ahora, Rossi se propone correr la ruta 66 de Estados Unidos a los 66 años

El periplo le deparó un sinfín de relatos conmovedores y sorprendentes que plasmó en el libro y documental CORRE 40 que lanzará mañana en conjunto con la Editorial Atlántida. Un ejemplar cuya parte de la recaudación de ventas estará destinada a las tres ONG’s. En el evento estarán presentes Urbano, Turky y otros personajes que participaron en la travesía.

El retrato del final de la travesía, que duró 113 días

Correr es parte importante de la vida de Rossi. Por su cabeza no piensa en abandonar el hábito. Por el contrario, hacia futuro se propone dos objetivos. Uno, más inmediato, es clasificar al Mundial del año próximo. El otro, mucho más ambicioso y a largo plazo: correr la emblemática ruta 66 de Estados Unidos, que va de costa a costa desde Chicago hasta Santa Mónica (California). Un reto que aspira concretar a los 66 años. “Falta mucho, pero es un objetivo que planteé y pienso cumplir”, aseguró. Experiencia y currículum para realizarlo le sobra.

LEA MÁS:

Pura superación: la ultra runner que corre 1.600 kilómetros gracias a no saber dónde está

Solitario y en busca de una vida anti-estrés: radiografía del runner argentino

Fuente: La epopeya del Forrest Gump argentino que atravesó el país corriendo por un fin solidario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *