La apología de la violación nunca puede ser un chiste

en Politica el 11/01/2018

Cacho Castaña

En 2015 la sociedad en su conjunto gritó bien fuerte: “Ni una menos. ¡Basta, dejen de matarnos!”. A partir de ese momento comenzaron a tener mayor visibilidad diferentes tipos de violencias que vivimos las mujeres a diario: acoso callejero, descalificaciones, humillaciones, cosificación, entre otros. Asimismo, las jóvenes cada vez más se animaron a denunciar abusos y violaciones en diferentes ámbitos (laboral, deportivo, del rock, artístico, escolar, etcétera).

Los lamentables dichos o el “chiste” de Cacho Castaña (en sus disculpas se refirió a la frase como un refrán viejo o dicho gracioso) son muestra de la cultura machista que aún persiste en nuestra sociedad. No hacen más que banalizar las violaciones y la violencia contra las mujeres. Son caldo de cultivo para que luego ocurran. Forman parte de una cultura machista cruel que sigue avalando la violencia de género que afecta la vida y la libertad de las mujeres.

Mientras algunos periodistas tratan de “dichos polémicos” la violenta frase del cantante, una noticia pasa casi inadvertida. En La Rioja, Deolinda Torres, madre de cuatro hijos, es asesinada con una maza por su ex pareja. El asesino no solo tenía orden de restricción, sino que la joven había acudido a la Fiscalía a denunciar desobediencia porque él no cumplía dicha orden. La respuesta que recibió Deolinda era que estaban de feria judicial, que debía volver en febrero. El asesino no esperó la feria judicial, la mató a mazazos el mismo día que Castaña hacía apología del delito por un medio masivo de comunicación.

Una vez más, las cifras de feminicidios se incrementan, mientras el Estado sigue ausente.

Fuente: La apología de la violación nunca puede ser un chiste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *