¿Irá preso?: El cerco se cierra sobre Hugo Moyano

en Politica el 30/11/2017

Moyano junto a barras de Independiente

En la última semana de septiembre, Elisa Carrió fue consultada por la detención de Juan Pablo “Pata” Medina, el violento líder de la Uocra de La Plata. Carrió resumió su opinión en pocas palabras:
—Cuando lo vea preso a Moyano, ahí te cuento.

Hugo Moyano no está preso. Pero ayer fue detenido Roberto “El polaco” Petrov, guardaespaldas del histórico líder camionero, tal vez el hombre de mayor confianza de Moyano, si se exceptúa a su hijo Pablo. La impensable imagen de Petrov resistiendo a los tiros su detención es, realmente, estremecedora.

Resulta, como mínimo, discutible que la detención de Petrov sea una consecuencia de la escalada del conflicto que enfrenta a Moyano con el presidente Mauricio Macri. De hecho, la causa que lo involucra forma parte de una serie que ya terminó con la detención de gran parte de las barras bravas de Temperley, Los Andes, Racing Club y Talleres de Remedio de Escalada, con las que Moyano no tiene relación. Hay cerca de 100 barrabravas ya detenidos. Empezó antes con barras que no tenían relación con Camioneros y seguirá en los próximos días cuando la Justicia patee el hormiguero en otros clubes del sur del Conurbano. Pero, ¿quién lo convence a Moyano de que esto es así?

Como mínimo, desde ayer, quedó claro que no es intocable, y que su gente puede ir presa, no importa si se trata de alguien a quien Moyano confía desde hace años todos sus secretos. Entonces, para alguien como Moyano, la posibilidad de ir preso pasa a ser una hipótesis muy concreta. Si están tras las rejas su guardaespaldas, el jefe portuario “Caballo” Suárez y el cacique platense “Pata” Medina, si antes cayeron sus amigos José Pedraza y Juan José Zanola, ¿por qué razón no sería él quien sigue en la lista? Esa percepción, esa preocupación, generará reacciones cinematográficas en los próximos meses.

A esta altura, Moyano empieza a considerar a Macri un enemigo personal. El líder camionero ha demostrado su capacidad para enloquecer a cualquier gobierno. Su estrategia no se agota en las marchas en las que confluye con el kirchnerismo o en las bravuconadas de Pablo, que en la Casa Rosada se celebran como favores gratuitos: es el enemigo que todo el mundo quisiera tener. Moyano tiene capacidad para parar el país. Macri ha demostrado que su mano no tiembla a la hora de confrontar. Sordos ruidos ir se dejan.

Sería injusto encerrar en el conflicto entre Macri y Moyano la impresionante serie de detenciones de la barra de Independiente que se produjo en la madrugada de hoy. En realidad, esto es parte de una batalla ejemplar que está conduciendo María Eugenia Vidal, la gobernadora de la provincia de Buenos Aires. Vidal prometió pelear contra las mafias y es sorprendente la cantidad de hormigueros que está pateando.

La megacausa que afecta a la barra de Independiente forma parte de una investigación que impulsa Juan Manuel Lugones, el titular de la Aprevide, que es el organismo de la provincia de Buenos Aires que debe garantizar la seguridad deportiva. Lugones fue el abogado histórico de la organización Luchemos por el Fútbol que denunciaba el accionar criminal de las barras bravas. Su investigación ha sido respaldada por Julio Conte Grand, el procurador que Vidal designó en lugar de la peronista María del Carmen Falbo. Lugones y Conte Grand son el paraguas protector del juez y los fiscales que impulsan las causas.

La problemática de las barras bravas, en los últimos años, se convirtió en un problema serio de derechos humanos. Es una pena que los organismos tradicionales del área no tengan una visión más abarcadora. Porque en este caso, se trataba de grupos criminales que, amparados y financiados por el poder estatal, sindical y policial, mataban gente durante los espectáculos deportivos y en la disputa por el control territorial, que a veces se usaba para juntar votos para intendentes o, incluso, para el menudeo de narcóticos. Los especialistas en el tema, como el periodista Gustavo Grabia, están sorprendidos por la seriedad y la convicción con que el poder político bonaerense está encarando el asunto: ya son cerca de 70 los barras de primera línea detenidos y va a haber muchos más.

A diferencia de los hooligans, que eran energúmenos cuyo poder se limitaba al miedo, los barrabravas argentinos están enquistados en el corazón del poder político, sindical y policial de la Argentina. Por eso no es raro que, si se tira de ese ovillo, muchos personajes de traje y corbata terminen lastimados. En estos momentos, por ejemplo, Néstor Grindetti, el intendente macrista de Lanús, debe estar preocupado: si ese club es uno de los apuntados, todo el mundo se enterará que el jefe de su barra brava es parte de su entorno.

En algún momento, el reguero llegará hasta el poderoso Daniel Angelici. La causa por la que cae la barra de Independiente lleva la carátula de asociación ilícita. Para poder detenerlos, juntaron todos los delitos en un solo expediente. Una causa similar contra la barra brava de Boca Juniors avanzaba en 2013 en la justicia porteña. Angelici encabezó una maniobra para descuartizarla: cada delito fue a un juzgado diferente y no pasó nada. ¿Cuán creíble será este operativo de limpieza si la barra de Boca es protegida? Hasta Marcelo Tinelli tal vez tenga que dar alguna explicación.

Moyano, Angelici y Tapia (Foto: Getty Images)

La esquirla más grande de todo este proceso acaba de clavarse en el alma de Hugo Moyano. El líder camionero tiene una larga lista de broncas acumuladas contra el Presidente de la Nación. Viene soportando en silencio que Carrió dijera que quiere verlo preso, que destituyeran de la conducción de las obras sociales a un hombre de su confianza, que no renegociarán la deuda que la empresa de correos Oca mantiene con la AFIP, que en la prensa cercana al Gobierno cada tanto apareciera su nombre en la lista de los “próximos” sindicalistas que irían presos, que no lo consultaran por la reforma laboral, que ya hubieran detenido a Petrov por unos días, que la Policía golpeara a un grupo de hinchas de Independiente en medio de un partido y que Macri dejara trascender que, para bajar el costo de producir en la Argentina, hay que bajar el “costo Moyano”, porque encarece el transporte de todo lo que se mueve. Nada de esto, sin embargo, tuvo la fuerza escenográfica de la escena de ayer: Petrov defendiéndose a tiros frente a un grupo de policías que venían a detenerlo.

En los comienzos de este gobierno, Jaime Durán Barba desaconsejaba a Mauricio Macri seguir la agenda de Elisa Carrió. El ejercicio del poder no es para los fanáticos ni para los cruzados, decía. Cuando se siguen sus consejos se termina como Dilma Rousseff, fuera del poder. En los últimos meses, sin embargo, el Gobierno empezó a tomarle el gusto a la lucha contra “las mafias”, que fortalece la imagen de Macri entre quienes lo votaron para que la corrupción tuviera su castigo, y compensa los padecimientos económicos. Pero además contribuye a instalar la idea de que Macri, al revés de muchos sindicalistas, no ladra pero muerde, que es mejor temerle que enfrentarlo. El pequeño detalle es que Moyano es igual que él. No se va a quedar quieto.

No se pierdan, por lo tanto, el próximo capítulo. Si la gente de Netflix tuviera olfato, ya deberían estar negociando los derechos.

Fuente: ¿Irá preso?: El cerco se cierra sobre Hugo Moyano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *