En la Ciudad, los chicos prefieren Educación Física y se aburren con Matemática

en Politica el 28/11/2017

(NA)

Hay una gran diferencia entre la materia predilecta de los niños según donde viven. En San Pablo, la asignatura preferida es Matemática. En cambio, en la Ciudad de Buenos Aires, no dudan al elegir Educación Física (entre 9 y 10 años, 40% en las mujeres; 100% en los varones). El dato se desprende de un estudio recién publicado, desarrollado por FLACSO en conjunto con Chicos.net y la financiación de Disney, que indagó en los intereses curriculares en la infancia.

¿A qué se debe la diferencia entre las ciudades? De acuerdo con Gloria Bonder, a cargo de la cátedra regional UNESCO Mujer, Ciencia y Tecnología en América Latina y parte de FLACSO, hay dos razones. Primero, la forma de enseñar. En CABA, por su formato de clase tradicional, Matemática se les vuelve aburrido y difícil de seguir. En San Pablo hay otro enfoque. Apuntan a temas de interés, del día a día de los chicos. Se baja la materia a la realidad. Luego, además, por la forma de evaluación. Los alumnos, en matemáticas, sienten que están en una competencia por ver quién termina antes el ejercicio.

“Para que haya un cambio en los intereses, la escuela tiene que llevar adelante una profunda transformación. A los chicos les gusta moverse, no estar sentados escuchando a un profesor que dicta. Salir a la calle, a una plaza los motivaría a priorizar otras materias”, explicó Bonder a Infobae.

El interés de las niñas por Matemática decrece a medida que avanzan en el trayecto escolar. Chicas de entre 6 y 8 indican en un 30% que lo que menos les gusta del colegio son los números. Entre los 9 y 10 años, ese porcentaje se dispara al 40%.

Las materias relacionadas con la expresión, como Lengua y Plástica, despiertan especial interés en las chicas. Los varones se llevan mejor con las tecnológicas, aunque dicen que disfrutan más de usar los dispositivos en casa porque pueden jugar sin restricciones.

Los sesgos de género, cada vez menores

El estudio apuntó a indagar en cómo los niños construyen desde los primeros años de escolaridad su relación con las áreas de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés) y detectar cómo inciden en ello los estereotipos y sesgos de género. Encuestaron a niños de entre 6 y 10 años y entrevistaron a padres y docentes.

Encontraron que todos los niños asocian STEM con actividades y no con el ejercicio de una profesión. Ciencia, con experimentos en laboratorio; Tecnología, con el uso de computadoras; Ingeniería, con la construcción de edificios y Matemática, con su enseñanza. Ellos también consideran que quienes trabajan en esos campos son “inteligentes e importantes”.

Más allá de que en la actualidad preocupa la escasez de mujeres en las áreas profesionales de STEM, no se registraron grandes diferencias en los intereses de los niños. De hecho, los padres no expresaron ninguna censura sobre lo que las chicas podrían desear seguir en el ámbito profesional. “Si es su vocación, que la sigan sin problema”, dice la mayoría.

La única carrera que hoy se ve como “masculina” es ingeniería, pero ello no afecta en su aceptación. La mayor apertura se debe a que los consideran los trabajos del futuro. Piensan que sus hijas tendrán buenas remuneraciones si eligen una carrera del área. También están convencidos de que el modelo “hombre proveedor – mujer ama de casa” está desterrado y quieren que tengan autonomía económica en el futuro.

Sin embargo, cuando los roles se invierten y son los varones quienes quieren seguir una carrera vista como “femenina” -por caso, maestro jardinero-, los padres muestran una resistencia mayor que no llega a ser prohibición.

Los dispositivos tecnológicos ocupan un lugar central en sus vidas, en especial fuera del ámbito escolar. Aunque dicen que estudiar con ellos fomenta su interés por aprender, el principal uso que hacen de la tecnología en Buenos Aires es el juego (100% en el caso de niños de 9 a 10 y 20% para niñas de la misma edad). En último lugar se ubica hacer la tarea y leer (un 20%, tanto para niñas como niños).

“Existe una brecha de género que actualmente ubica a las niñas en peores condiciones que los varones para aprovechar y participar de los avances de la ciencia y la tecnología”, explicó Marcela Czarny, directora de Chicos.net. “Las tecnologías pueden profundizar las desigualdades y estereotipos, pero, bien utilizadas, estamos convencidos de que pueden aportar a construir una sociedad más equitativa”, agregó.

LEA MÁS:

Cómo será la salida de los alumnos de los colegios porteños con el programa “Sube y baja”

“La escuela del futuro”: los 4 ejes de la reforma educativa que se anunciará en la Ciudad

Los 19 colegios porteños en los que se comenzará a aplicar la “Secundaria del futuro”

Fuente: En la Ciudad, los chicos prefieren Educación Física y se aburren con Matemática

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *