Es uno de los integrantes más jóvenes del equipo económico que acompaña al ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. Quizás por eso desborda optimismo, a pesar de reconocer que la economía se verá afectada este año por algunos episodios no previsto. “El impacto de la sequía será mayor al calculado inicialmente, porque en las últimas semanas no llovió. Creemos que le puede pegar al Producto entre 0,5 y 1 punto porcentual. Pero aún así pensamos que estaremos cerca de un crecimiento del 3%”.

En una entrevista en Infobae, el funcionario consideró que la meta fiscal está asegurada, habló del el impacto positivo de la recuperación de la economía brasileña y por qué la inflación irá bajando en los próximos meses, una vez que pase el aumento tarifario.

A pesar del impacto negativo de la sequía, en Hacienda esperan que el crecimiento igual se acerque al 3%

“Cuando dentro de algún tiempo miremos para atrás, nos encontraremos con un país con menos desempleo y una caída de la pobreza, pero también más infraestructura y un nivel de actividad más elevado”.

Actividad, inflación e impuestos

A continuación, los principales pasajes con uno de los funcionario más cercanos a Dujovne en Hacienda:

-¿Qué impacto esperan de la sequía en la evolución de la economía este año? 

-En lo que pasó este año se mezclan dos cosas. Por un lado, una economía que viene creciendo sólidamente desde el año pasado, a un ritmo de entre medio punto y un punto por trimestre. Esa dinámica creo que sigue. Ya tenemos siete trimestres seguidos de crecimiento y va a continuar así. Esto era lo que estaba detrás del pronóstico  cercano al 3% que teníamos nosotros y que tenía también el consenso. Por otro lado, sobre estos pronósticos, ahora hay una sequía que está teniendo consecuencias visibles en términos macroeconómicos y que puede tener un impacto de entre medio punto y un punto del PBI. Eso de alguna manera está llevando a la corrección de las previsiones privadas. Pero eso no cambia la tendencia de fondo, que es un crecimiento sólido.

“Vemos hacia adelante un crecimiento sólido, con una reducción gradual del déficit y una caída de la pobreza”

-¿Qué estimación manejan concretamente sobre el impacto en la actividad?

-Como en las últimas tres semanas no llovió, entonces también las estimaciones de la cosecha se fueron ajustando a la baja. Eso lo incorporamos en nuestro análisis, por lo que ahora estamos viendo que el impacto en la actividad estará entre medio punto y un punto del PBI. Aún así vemos que la economía puede estar creciendo cerca del 3%. Hay que tener en cuenta que en estos primeros meses del año la actividad está mejor de lo que la mayoría pronosticaba. América latina en general tuvo un arranque del año mejor al esperado. Esa mejora compensa una parte de la caída de la producción agrícola. Y claramente Brasil también ayuda, especialmente al sector industrial.

-¿Y qué esperan sobre la inflación, luego del pico de febrero?

-Efectivamente la inflación de los últimos tres meses fue alta si uno lo compara con el cierre del año pasado. Es un fenómeno muy asociada a la subas de las tarifas que es algo que desde hace mucho tiempo se sabía que iba a pasar en este momento del año. Hacía adelante vamos a un camino de desinflación.

“Por primera vez las paritarias miran hacia adelante en vez de concentrarse en la inflación pasada. Eso es clave para el proceso que estamos atravesando”

Satisfacción por las paritarias

-¿Las paritarias se van alineando a la expectativa del equipo económico?

Por primera vez la negociación se hace mirando la inflación hacia adelante en vez de estar mirando hacia atrás, lo cual  es muy positivo. Obviamente que la meta del 15% es ambiciosa pero aun así creo que es totalmente compatible imaginarse un contexto con paritarias cerrándose en los números que se está discutiendo con salarios reales creciendo durante el año. Sin duda es un proceso que ayudará a que baje la inflación este año.

-El ministro de Finanzas dejó trascender la semana pasada que podría sobrecumplirse la meta de déficit fiscal primario de este año. ¿Como lo ven ustedes?

-Nuestra meta de déficit primario sigue siendo 3,2%  y sobre eso estamos trabajando. Dada la dinámica que se está viendo de los impuestos podría haber cierto espacio para ese sobrecumplimiento, pero no estamos trabajando ahora sobre ese supuesto.El avance hacia la consolidación fiscal tiene que ver con la necesidad de bajar el gasto público en términos reales y al mismo tiempo bajar los impuestos discursivos, tanto a nivel local nacional como provincial. Así lograremos una mejora en la competitividad de la economía.

-¿Qué le dirían a la gente, que siente que no llega a fin de mes y que la economía mejora demasiado lento?

-El primer mensaje es que entendemos la situación. Está claro que Argentina no es un país que ha resuelto sus problemas, hay muchísimo para trabajar y sería muy cínico insinuar que no tenemos problemas cuando estamos conviviendo con una pobreza cercana al 30%,. Pero la economía ya arrancó,  el país está en marcha y que estamos en un proceso acumulativo. Cuando pase el tiempo uno va a mirar para atrás y el país va a ser distinto, con menos pobreza, con menos desempleo, con infraestructura, con muchísimo más nivel de actividad.

La intervención cambiaria

-Y en relación al dólar, el Central fue bastante contundente al ponerle techo a la cotización. ¿Cómo vieron esa intervención en el mercado cambiario?

-Lo primero es entender que Argentina tiene un régimen tipo de cambio flexible, con lo cual es algo a que debemos acostumbrarnos los argentinos que al final del día el valor del tipo de cambio lo determina el mercado. Lo segundo es que creo que lo que estamos viendo es perfectamente compatible con este régimen de tipo de cambio flexible en el sentido de que el Banco Central al final del día tiene que ser responsable en evitar una excesiva volatilidad del tipo de cambio. Mi sensación es que lo que estamos viendo tiene muchos que ver con eso, con evitar grandes movimientos del tipo de cambio que pueda tener impacto sobre otras variables macro.

Seguí leyendo:

Sebastián Galiani: “Esperamos una baja muy fuerte de la inflación desde mayo”

La sequía argentina no conmueve al mercado: caen los precios en Chicago

 

 

 

 

 

Fuente: En Hacienda reconocen que la sequía podría bajar "hasta un punto" el PBI del 2018